En busca de la felicidad

¿Qué determina la dicha de una persona?

Los mexicanos trabajan en promedio 2 mil 250 horas por año de acuerdo con un informe realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El reporte titulado “¿Cómo va la vida?” se realizó en los 35 países pertenecientes a la organización durante el año 2013. Este informe reveló que el promedio del trabajo femenino en los miembros de la OCDE es de un 60%. Y que los mexicanos trabajan casi 500 horas más al año que el resto de los trabajadores en los territorios en cuestión.

FelicidadAsí mismo, se calculó el “Índice para una Vida Mejor”, que mide la calidad de vida con base a los siguientes elementos: seguridad, educación, empleo e ingreso. En el cual México se ubicó en los últimos puestos, por debajo de Brasil y Turquía. El reporte mide otros aspectos como la vivienda, el sentido de comunidad y algunos factores del medio ambiente. En cuestiones ecológicas los problemas que más resaltaron fueron la calidad del aire y del agua, refiriéndose a los altos niveles de contaminación que existen en nuestra tierra.

No obstante a tener casi la peor calidad de vida, el 85% de los mexicanos encuestados reportaron tener más experiencias positivas que negativas durante el día. Ubicándonos como uno de los ciudadanos más felices de la OCDE. Me pregunto, ¿qué pasaría si ese mismo estudio se realizara hoy con las actuales circunstancias políticas? Pero lo más interesante sería comprender ¿cómo es que trabajando tanto y viviendo en tan malas condiciones somos tan dichosos?

¿Qué es entonces lo que realmente determina la felicidad de una persona? De acuerdo con el mundialmente reconocido Doctor Deepak Chopra, experto en medicina holística y líder espiritual, existe una fórmula para calcular la felicidad.

La fórmula es: H=S+C+V.

La “H” (happiness) representa el bienestar general de la persona. La “S” (set point of happiness) significa “el punto fijo de la felicidad” y se refiere a lo que aprendiste en tu infancia, durante los primeros tres años, en relación a la vida. Si tuviste padres positivos y trabajadores o si tuviste padres que peleaban y se quejaban de todo. Este rubro determina el 50% de la felicidad. Después la “C” (conditions of living) se refiere a las condiciones de vida, principalmente económicas, y contribuye tan solo un 12%. Finalmente la “V” (voluntary choices) se refiere a las decisiones voluntarias que tomamos todos los días. Desde qué platillo ordenar, hasta qué zapatos comprar, qué película ver, etc. Este rubro tiene un valor del 38% y plantea principalmente elecciones relacionadas a los placeres.

En esta ecuación vemos entonces que el contexto de la ciudad en que vivimos afecta tan sólo en un 12%… ¡eso explica los resultados de la encuesta de la OCDE!

Por último, Deepak Chopra describe el fenómeno de la “infelicidad existencial”, donde una persona es feliz en su presente pero se preocupa porque tal vez no será feliz en el futuro. O cuando una persona no puede ser feliz en el presente porque está atada a algo infeliz que le sucedió en el pasado.

Podemos concluir que nuestra felicidad se compone de lo que aprendimos de pequeños en el hogar, de nuestras circunstancias socio-económicas y de las decisiones personales. Sin embargo, es probable que la cantidad de dinero, la posición social y las comodidades fluctúen a lo largo del tiempo, en ocasiones por eventos inesperados, como el fallecimiento o la enfermedad de un ser querido. Es igualmente probable que en algunos momentos tomemos malas decisiones. Y pues con respecto a la primera parte, no podemos hacer nada para cambiar el pasado. Pero sí podemos elegir cómo sentirnos al respecto.

Entonces ¿qué podemos hacer para crear una felicidad sostenida? De acuerdo con Deepak Chopra la verdadera felicidad viene de la realización. Esta la podemos alcanzar a través de encontrarle el sentido a nuestra existencia y de vivir cumpliendo nuestro propósito. (El punto aquí es primero encontrar tu propósito.)

De la misma manera, también nos realizamos cuando se nos permite expresar nuestra creatividad libremente. Y cuando interactuamos con otras personas, pero sobre todo, cuando las hacemos felices. Sí, así de simple.

Entonces, encuentra tu propósito (recuerda que eres única y nadie más puede hacer lo que tú haces y como tú lo haces), vive el presente, haz feliz a los demás y toma buenas decisiones, comenzando por lo que comes.

Ahora que conoces esta ecuación ¿qué acciones puedes llevar a cabo para elevar y/o sostener tu nivel de felicidad?

© 2015 Rocío Río de la Loza

Spa casero: mascarillas y exfoliantes naturales

Tratamientos para reponer las fuerzas y nutrir tu piel después de las vacaciones.

Spa caseroComo mamá de dos niños pequeños las vacaciones son como una montaña rusa: de arriba abajo sin parar en todo el día. Pasar de la emoción sublime a caer vertiginosamente al cansancio. Y luego otra vez subir al entusiasmo para caer de nuevo en el agotamiento total.

El cambio en las actividades y los horarios se siente al mismo tiempo como un descanso y una jornada extra larga. En fin, que las vacaciones son para disfrutarse (y hay que hacerlo en la medida de lo posible) pero en ocasiones siento que también la rutina y la vuelta al colegio tienen su encanto (¿o no?).

Y para reponer las energías y nutrir la piel después de tanto sol, arena y cloro se me ocurre una sesión de belleza totalmente natural y desde la comodidad del hogar. No se requieren muchos ingredientes, seguramente la mayoría los tienes en tu cocina.

Estas recetas son sencillas de elaborar. Sirven para eliminar impurezas y residuos tóxicos, renovar las células, hidratar, brindar un brillo natural, limar asperezas y dotar de frescura y suavidad. Recuerda utilizar productos orgánicos siempre que puedas.

* MASCARILLA FACIAL DE AVENA:

Requieres: 1 aguacate maduro, 2 cucharadas de miel de abeja cristalizada de preferencia (o sustituir por agave si eres vegana) y 1/3 de taza de avena.

Manos a la obra: Remoja previamente la avena en agua pura durante 30 minutos y escurre. Mezcla todo en un procesador de alimentos hasta conseguir una pasta. Aplica sobre rostro (no en los ojos) de 10 a 15 minutos y enjuaga con agua tibia.

 * MASCARILLA FACIAL DE YOGURT:

Requieres: 1 cucharada de yogurt natural sin azúcar, 1 cucharada de perejil picado y un trozo de 5 centímetros de pepino sin cáscara ni semillas.

Manos a la obra: Ralla el pepino y mézclalo con el yogurt y el perejil. Aplicar sobre el rostro, menos en los ojos, durante 15 minutos. Enjuaga con agua tibia.

 * MASCARILLA CORPORAL DE CAMOTE:

Requieres: 4 cucharadas de puré de camote amarillo o calabaza de castilla, 1 cucharada de aceite de coco extra virgen, 2 cucharadas de azúcar morena, 1 pizca de canela y 1 cucharada de miel de agave.

Manos a la obra: Pela y hierve el camote. Hazlo puré. Mezcla 3 cucharadas de este con el resto de los ingredientes. Aplica durante unos 10-15 minutos y enjuaga con agua tibia.

* EXFOLIANTE FACIAL DE COCO:

Requieres: 2 cucharadas de aceite de coco extra virgen, 2 cucharadas de azúcar morena y unas gotas de extracto de vainilla o el raspado de una vaina.

Manos a la obra: Mezcla todo en un bol y aplica sobre rostro con ligeros movimientos circulares. Enjuaga con agua tibia.

 * EXFOLIANTE CORPORAL DE LIMÓN:

Requieres: 1/3 de taza de aceite de almendra, 1/4 de taza de azúcar morena, 1/4 de taza de sal de mar fina, 4 cucharadas de jugo de limón y 3 cucharadas de miel de abeja, cristalizada de preferencia (sustituir por agave si lo prefieres).

Manos a la obra: Mezcla todos los ingredientes. Ajusta la textura y agrega más aceite o miel si es necesario. Aplica por medio de masaje en movimientos amplios y circulares. Enjuaga con agua tibia.

 * EXFOLIANTE PARA PIES:

Requieres: 2 cucharadas de aceite de coco extra virgen, 2 cucharadas de sal de mar gruesa, 2 cucharadas de azúcar morena, unas gotas de extracto de menta o una cucharada de hierbabuena picada finamente.

Manos a la obra: Mezcla todos los ingredientes. Aplica dando masaje con una leve presión. Enjuaga con agua tibia.

NOTA IMPORTANTE:

Elije las recetas que más te convengan. Si eres de piel muy sensible haz una pequeña prueba en la parte interior de la muñeca o en el cuello debajo de la oreja. Si no observas reacciones puedes aplicarla en un área mayor. Si sientes que la mascarilla deja residuos grasos utiliza un algodón con vinagre de manzana para limpiar tu piel. Enjuaga rápidamente con abundante agua fría.

¡Ahora sí a consentir tu piel!

Rocío

© 2015 Rocío Río de la Loza

Elabora productos de limpieza con ingredientes naturales

Los productos de limpieza comerciales están fabricados a base de químicos sintéticos que, aunque remueven suciedad y eliminan bacterias, llenan los ambientes de sustancias tóxicas que permanecen en las áreas con las que estamos en contacto o en el aire que respiramos. Al estar expuesto nuestro organismo de manera constante y a largo plazo pueden causar serios daños al sistema respiratorio, nervioso y reproductivo, afectar el desarrollo de los pequeños, provocar alergias y ocasionar daños al bienestar general de nuestra familia.

Utilizar productos biodegradables está bien, pero usar ingredientes naturales para limpiar y desinfectar nuestro hogar es mucho mejor. De esta forma ahorraremos dinero, tendremos una casa limpia, sana y libre de peligros para la salud.

El bicarbonato de sodio es un una sal soluble en agua y un ingrediente versátil y tan seguro que puede tomarse como remedio para la indigestión, para alcalinizar el cuerpo y para cepillarse los dientes. Tiene un efecto natural blanqueador. Se puede adquirir en farmacias, supermercados y tlapalerías.

El vinagre es un líquido soluble en agua, de sabor agrio, que se produce a través de la acción bacteriana durante el proceso de fermentación del alcohol en los alimentos como la uva, caña o manzana. Corta grasa, desinfecta y combate los hongos. Su aroma acciona como repelente natural de insectos como hormigas y mosquitos. Utiliza directamente el vinagre para remover óxido de herramientas. Así como la cal de las cebollas de las regaderas y las llaves de lavabos. Excelente para quitar manchas de electrodomésticos como las cafeteras italianas y teteras.

RECETAS:

Limpia vidrios:

  • En un recipiente agrega una parte de vinagre blanco por cuatro partes de agua.
  • Vierte en un rociador para acceder ventanas, parabrisas, espejos y canceles.
  • Esta misma solución sirve para el congelador y evitar la escarcha.
  • Utiliza periódico para secar ventanas.
  • Para remover manchas de café en las tazas agrega directamente un chorrito de vinagre, deja remojar y lava con agua y jabón.

 Limpiador de pisos:

En una cubeta con agua añade un cuarto de taza de jabón líquido biodegradable, dos tercios de taza de vinagre y una taza de la infusión de hierbas de tu preferencia (menta, manzanilla, lavanda, etc.) para un rico aroma.

 Pulidor de madera:

  • Se puede utilizar directamente un aceite de oliva ligero sobre un trapo de algodón.
  • Para elaborar una cera casera en un recipiente de cerámica pon un cuarto de taza de cera de abeja.
  • Coloca el recipiente a baño maría y con una pala de madera revuelve hasta derretir por completo la cera de abeja.
  • Agrega lentamente un cuarto de taza de turpentina (resina de coníferas).
  • Retira del fuego y transfiere a un frasco.
  • Cuando esté tibio pero todavía suave agrega unas gotas de extracto de aceite esencial de lavanda, pino o naranja.

 Limpiador de hornos:

  • En cuanto se escurra algo en el horno agrega sal y déjala por una hora.
  • Cuando esté frío agrega bicarbonato de sodio directamente sobre la mancha y talla con esponja.
  • Termina de limpiar con agua y jabón.

Destapacaños:

  • Para prevenir que se tapen las tuberías una vez a la semana agrega una cucharada de bicarbonato de sodio seguida de una taza de vinagre blanco y otra de agua caliente.
  • Para limpiar los lavabos y tazas de baño utiliza una taza de bicarbonato con unas gotas de jabón líquido biodegradable como una pasta que se aplica directamente.

Aromatizante:

  • Para eliminar los malos olores del refrigerador y los botes de basura humedece una esponja con agua y bicarbonato de sodio y tallar el interior. Después enjuaga con agua y jabón. Deja secar el bote antes de colocar otra bolsa.
  • Para el microondas, coloca una taza de agua con dos cucharadas de bicarbonato de sodio en un recipiente apto para microondas y enciende a máxima potencia por dos minutos.
  • Para lavavajillas pon media taza de bicarbonato de sodio en la base con la carga vacía y enciende el ciclo de enjuague.
  • Para quitar manchas de orina del colchón vierte una taza de bicarbonato de sodio sobre la mancha y coloca un plástico grande que cubra el área. Deja cubierta durante la noche (6-8 horas), retira y aspira el bicarbonato, el cual debe haber absorbido el olor a orina.

 Desengrasante para cocina y trastes:

En un recipiente coloca un litro de agua, media taza de vinagre blanco y tres cucharadas de jabón suave rallado.

 Limpiador multiusos:

  • En una cubeta agrega 4 litros de agua calienta y después 125ml de jabón suave (con base de aceite vegetal) y 60ml de vinagre blanco (o jugo de limón). Si utilizas limón debes enjuagar esta solución de la superficie con una esponja húmeda.
  • Existen desinfectantes orgánicos a base de aceites de semillas de cítricos como el limón y la toronja. Estos son muy buenos para mantener superficies de cocina libres de virus y bacterias y para desinfectar alimentos.

© 2015 Rocío Río de la Loza