Reducir tu consumo de carne beneficia al planeta

La producción de carne es una de las actividades humanas que más impacto tienen en el medio ambiente, particularmente en el cambio climático. ¿Por qué?

  • El planeta tiene una capacidad limitada para sostener el crecimiento de la población humana y su actividad. De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), “la humanidad agotó el 19 de agosto su presupuesto ecológico anual… De mantener esta tendencia necesitaremos al menos 3 planetas para abastecernos en 2050.”[1]
  • La ganadería representa el 70% del uso de la tierra agrícola y ocupa un 30% de la superficie total del planeta. Contribuyendo directamente a un mundo menos verde.
  • Es la causa número uno de deforestación. Los árboles son talados para crear tierras de pastoreo. Al destruir los bosques se arrasa con la biodiversidad y al quitar la cobertura vegetal el agua de las lluvias escurre libremente arrastrando sedimentos y erosionando el suelo, generando procesos de desertificación. Además muchas comunidades tienen su sustento en los bosques, su pérdida significa que deben migrar o buscarse la vida de otra forma.
  • Las prácticas de cría intensiva son muy cuestionables. Desde la década de los años 50, casi toda la carne comercial (osea la que se compra en el súper) ha sido producida en “granjas” que más bien parecen fábricas donde los animales viven aglomerados en jaulas, en condiciones poco higiénicas, obligados a ingerir alimentos diseñados en un laboratorio para hacerlos engordar rápidamente, donde se les suministran hormonas de crecimiento y antibióticos para controlar las enfermedades que se generan por las mismas circunstancias en las que los tienen. Y sobre todo, casi siempre son maltratados. Si quieres saber más de ésto puedes ver en Youtube el documental “Glass Walls” (Paredes de Cristal), donde Paul McCartney presenta el lado oscuro de tu bistec y esas alitas de pollo que tan populares se han vuelto.
  • Para abastecer a la industria de cría intensiva, alimentos como cereales son cultivados rutinariamente utilizando fuertes dosis de pesticidas, fertilizantes y tecnología transgénica.
  • La ganadería produce 18% de los gases responsables del efecto invernadero, tales como metano, bióxido de carbono y óxido nitroso.
  • Se necesitan 10,000 litros de agua para producir un kilo de carne de res, comparado con 500 litros de agua para producir un kilo de papa. Y todos sabemos que cada vez hay más contaminación en ríos, mares y mantos acuíferos.
  • El consumo de carne es la principal causa de enfermedades transmitidas por alimentos como E.coli y Salmonella.

Existen también razones filosóficas para evitar comer animales y todo aquellos que derive de ellos. Uno de los organismos que promueve un estilo de vida vegano es la organización People for the Ethical Treatment of Animals (PETA por sus siglas en inglés). PETA considera que los animales no son nuestros para utilizarse como alimento ni como accesorios sino que son seres vivos que merecen el mismo respeto que las personas. En www.peta.org puedes conocer más acerca del trato ético de los animales.

Reducir la cantidad de carne que comemos (pollo, cordero, cabrito, res, puerco, pescado, mariscos…) y en general de alimentos de origen animal (huevo, lácteos, embutidos como el jamón y las salchichas…) es una de las acciones más concretas que podemos realizar desde nuestra trinchera para cuidar el medio ambiente.

Puedes comenzar dejando de comer carne un día a la semana. Existe el movimiento Meatless Monday (Lunes sin Carne). En www.meatlessmonday.com puedes encontrar ideas para seguir esta recomendación. Un paso más allá sería no consumir carne o productos de origen animal en una comida al día. Y además elegir alimentos de producción orgánica o de prácticas sustentables.

© 2015 Rocío Río de la Loza

[1] http://www.wwf.org.mx/?227530/El-planeta-entra-hoy-en-numeros-rojos–ya-consumimos-nuestro-capital-natural-para-2014

Liberen a las gallinas: no a las jaulas para animales de producción

NO a las jaulas para animales de producción. #DéjalasMover

¿Qué tal si pudieras cambiar la vida de los animales que son criados para después convertirse en nuestro alimento? Es cuestión de simples elecciones. Tan simple como comprar o no comprar ciertos productos, apoyar a ciertas empresas y defender los valores en los que creemos. Independientemente de lo que cada quien ponga en su mesa y elija comer, todos estamos de acuerdo en que los animales merecen una vida digna. ¿Cierto?

Humane Society International (HSI) es una organización mundial que promueve la compasión hacia los animales y cree que esta actitud es una condición natural al ser humano y no algo que se da por la cultura o la situación económica y política de una persona. Su causa es el bienestar animal y busca reducir su sufrimiento a través de trabajo de campo, elaboración de políticas, educación, atención directa y servicios de financiamiento a socios locales.

#DéjalasMover! es la campaña de HSI que se centra en eliminar el uso de jaulas para animales de producción en las granjas y las fábricas de cría intensiva. La utilización de jaulas es la práctica que confina de por vida a gallinas ponedoras de huevo y cerdas reproductoras en espacios tan pequeños que los animales apenas pueden moverse, las cerdas ni siquiera puede girarse y las gallinas no pueden estirar sus alas. En este video puedes ver la realidad:

http://www.hsi.org/issues/farm_animal_confinement

De acuerdo con los datos de HSI en México se crían aproximadamente dos mil millones de animales al año para consumo humano. Las condiciones realmente son terribles. Cuando la industria comenzó a construir fábricas gigantes con la misión de retacar el mayor número de animales en el menor espacio posible se perdió la compasión. ¿Todo para qué? ¡Para generar más ganancias! La tristeza es que la mayoría de los consumidores no ven lo que sucede en estos lugares. Cómo las gallinas son obligadas a poner huevos con luz artificial, enferman y mueren dentro de sus jaulas mientras que las otras pisan su cuerpo… así como las cerdas enloquecen por completo. ¡Tal sufrimiento debe de parar! Hace no mucho tiempo alrededor del mundo los animales vivían libres en las granjas, eran capaces de moverse, pastar, ver el sol, sentir el viento y socializar con otros animales. Eso es lo que #DéjalasMover! está pidiendo. En otros países ya hay cambios. En la Unión Europea, una prohibición al uso continuo de las jaulas de gestación tomó efecto en el 2013. En Nueva Zelanda y Australia, el alojamiento permanente de cerdas en jaulas de gestación se eliminará gradualmente para el 2015 y 2017, respectivamente. En Estados Unidos, nueve estados han aprobado legislación para restringir esta práctica. Sudáfrica está considerando una restricción para el 2020 y Canadá está eliminando paulatinamente las jaulas. Y en México también puede haber cambios con tu ayuda.

Algunas celebridades se han unido a esta campaña:

“Me opongo a que las gallinas en la producción de huevo pasen toda su vida hacinadas en jaulas en las que apenas pueden moverse. ¡Hay alternativas de producción más dignas! #DéjalasMover!” Bruno Bichir, Actor

“Empresas, gobiernos y productores alrededor del mundo ya están diciendo no a las jaulas para animales de granja. Es hora de que México también diga NO a las jaulas. #DéjalasMover!” Gabriela de la Garza, Actriz

Yo Rocío Río de la Loza me uno a Humane Society International para ponerle fin al cruel confinamiento de animales de producción. ¡Tú también únete!

Firma la petición aquí: www.hsi.org/dejalasmover

2015 © Rocío Río de la Loza