12 propósitos verdes para el 2016

  1. Destina una parte de tu presupuesto para realizar compras “verdes”. Estas pueden significar un simple upgrade de algún producto que ya consumes, por ejemplo cambiar tus compras de ropa de fibra sintética por prendas de algodón y accesorios artesanales. Adicionalmente, este dinerito puede ser designado a un trabajo mayor en tu hogar, como instalar paneles solares y pintar tu casa con pintura libre de residuos tóxicos.
  1. Haz ronda para recoger a los niños del colegio o utiliza el servicio de transporte escolar.
  1. Adquiere tus alimentos en un mercado local o directo del productor por lo menos una vez al mes.
  1. Cambia un producto alimenticio de tu carrito por una marca orgánica. Yo recomiendo comenzar por pollo, huevo, lácteos y hojas verdes. Y si puedes mejor haz tus compras semanales en una tienda orgánica o un comercio local donde puedas conocer el origen de tus alimentos. Prefiere lo orgánico cada vez que tengas la oportunidad.
  1. Sustituye el jabón (con el que te bañas) comercial por uno elaborado a mano con ingredientes 100% naturales.
  1. Utiliza bloqueador biodegradable en todas tus vacaciones.
  1. Repara “eso” que tienes guardado desde hace años en el cajón, armario o bodega. Y si eres de las que tira todo entonces efectúa un trueque con algún amigo o vecino.
  1. Participa en un proyecto comunitario o realiza un trabajo como voluntaria. Involucra a tus hijos en esta labor.
  1. Coloca dos plantas en tu casa. Una maceta en el interior para limpiar el ambiente. Y otra en el exterior. Puedes sembrar flores para las abejas o una hortaliza en tu jardín (aunque sean unos frijoles).
  1. Elabora tus propios productos de limpieza o utiliza marcas amigables con el medio ambiente, comienza por el detergente de trastes y el jabón para lavar la ropa.
  1. Separa la basura. ¡Pero de verdad! No sabes lo importante que es ésto. Si el camión de tu casa la revuelve toda pues lleva tus residuos reciclables a un centro de acopio.
  1. Instala focos ahorradores en todas las lámparas que sean posibles. Calcula tu huella ecológica

¡Tú puedes lograrlo! Pon esta lista en un lugar donde puedas verla todos los días y ve tachando los propósitos que vayas realizando.

© 2016 Rocío Río de la Loza

Uppercut: Rasurada limpia y a la antigüita

Podría pensarse que en comparación con otros desechos que llegan a los rellenos sanitarios los rastrillos no son de gran importancia. Sin embargo, son artículos que aunque son pequeños utilizamos en grandes cantidades. Un rastrillo se usa entre 5 y 10 veces y después se tira.

En Estados Unidos, por ejemplo, 2 billones de navajas de afeitar se tiran a la basura cada año. Esta industria tiene un valor anual de 10 billones de dólares. Pero el negocio de Gillette, marca adquirida por el gigante Procter and Gamble, no está en los rastrillos desechables sino en las navajas que se compran individualmente, las cuales deben de ajustarse correctamente al mango plástico. Es decir, este modelo de negocio trabaja similarmente a la de las impresoras. Donde los fabricantes obtienen sus mayores ingresos de la venta repetida de costosos cartuchos. A lo largo de su vida útil ¡la tinta vale más que la impresora! De ahí que tanto los cartuchos de tinta como las navajas sean productos de alto valor que continuamente se roban en las tiendas.

Asumiendo que nadie quiere parecerse al Tío Cosa o al Señor de las Cavernas la eliminación del bello facial parece indispensable. ¿Pero qué alternativas existen? Las mujeres pueden optar por la antigua cera o por métodos de depilación definitiva. Que para muchas siguen siendo demasiados caros. Y no conozco muchos hombres que estén dispuestos a utilizar la cera para retirar su bigote. Así que quedan las máquinas de afeitar o rasuradoras eléctricas.

Estas utilizan 15W, que es poco en comparación de otros electrodomésticos comunes, no obstante requieren de energía eléctrica o de baterías (las cuales sabemos que son altamente contaminantes). Y además requieren ser manufacturadas, empacadas, transportadas a su punto de venta, utilizan navajas y es probable que terminen también en los rellenos sanitarios o en algún vertedero clandestino.

Entonces si en el súper mercado encuentras rastrillos desechables que tengan componentes elaborados con materiales reciclados son una mejor opción. De hecho, en el 2012 Schick lanzó al mercado el rastrillo desechable Xtreme 3, el cual utiliza 100% plástico reciclado en su mango y 100% papel reciclado en su empaque. La otra sería dejar al marido llevar un “sexy dirty look”, para que no tenga que afeitarse tan seguido y alargar la vida de su rastrillo.

En realidad, para una rasurada limpia la mejor alternativa es utilizar una clásica navaja de afeitar, a la Clint Eastwood. Lo que en inglés se conoce como “cut-throat razor”. Una especie de arte perdido que sería interesante recuperar. Habría que ver quienes son los animosos que se atreven a pasar una filosa hoja de acero por su rostro. La brocha comúnmente es de pelo de tejón, la hoja es de acero Sheffield y la tira (o asentador) que se utiliza para enderezar, pulir y afilar la navaja es de cuero. Esto podría suponer “un pero” para los veganos. El reto para todos los demás tal vez sería encontrar estos artículos a la venta y aprender a utilizarlos.

Para los menos aventureros existen profesionales que pueden ejecutar una rasurada limpia sin riesgo a sufrir una cortada en el cachete o, peor aún, en el cuello. Estos servicios se ofrecen en algunas peluquerías y en las antiguas barberías, de las que cada vez surgen más.

Un ejemplo es la Peluquería y Barbería UPPER CUT, que ofrece el servicio de afeitado clásico con los mejores productos para el cuidado de la piel masculina que existen en la actualidad. La nostalgia de otros tiempos se deja ver en la decoración. En este establecimiento queretano los clientes se reclinan sobre una hermosa silla mientras que con pulso firme reciben un servicio de primera, que les permite relajarse y hablar de todas esas cosas que les interesan a los hombres. Mientras están ahí pueden tomarse un café o una cerveza de cortesía y hasta salen con los zapatos boleados. Me encanta su hashtag #soyuncaballero. ¡Refiriéndose a que si eres uno debes verte como tal!

Búscalos en Facebook
https://www.facebook.com/barberiauppercut

© 2015 Rocío Río de la Loza

¡A reciclar! Guía práctica para el hogar

Reciclar es sencillo y disminuye la generación de basura porque transforma materiales usados en recursos valiosos que sirven como materia prima para elaborar otros productos o para generar la energía que se utiliza en el proceso de manufactura. En ciertos casos, como en las baterías de los teléfonos celulares, algunas piezas son recabadas para extraer materiales peligrosos para la salud como el mercurio y el cadmio, los cuales pueden producir envenenamiento y hasta la muerte. Alrededor del 30% de los residuos que generamos en el hogar son inorgánicos y reciclables y existen canales apropiados para su disposición. Esto quiere decir que no todo lo que tiramos al basurero es “basura”.

Reciclar se refiere a someter una materia a cierto proceso físico-químico o mecánico para que pueda ser reutilizable y reintroducida a un nuevo ciclo de vida, de esta forma nos permite ahorrar recursos productivos como madera, agua, arena, electricidad, petróleo, tiempo, trabajo, dinero… El principio del reciclaje está en separar correctamente los residuos y existen códigos de color establecidos para ello:

AZUL PARA PAPEL Y CARTÓN

Sí: Periódicos, revistas, folletos, papel para envolver regalos, volantes, cartón, cartulina, papelería de oficina, cartones de huevo.

No: Papel encerado para cocinar, papel de baño, servilletas, empaques de cartón embarrados de comida.

OJO: Los cartones que tienen una cubierta de metal y además están plastificados como los Tetra Pack® sí con reciclables pero los reciben pocos centros de acopio.

¡Al reciclar una tonelada de papel se salvan 17 árboles!

AMARILLO PARA PLÁSTICO Y METAL

Sí: Botellas de agua y refrescos, envases de alimentos, latas de cerveza, refrescos y conservas, charolas de aluminio (como la de comida congelada), aerosoles.

No: Juguetes, utensilios de cocina, guantes de goma, biberones, envases de productos de carnes frías, film de polietileno transparente que se usa para envolver alimentos frescos como carne y pollo.

OJO: El “unicel” (poliestireno EPS) es altamente contaminante si se disemina. Aunque sí es reciclable muy pocos centros de acopio lo reciben porque existen escasas plantas especializadas en su proceso. Es mejor evitarlo.

VERDE PARA VIDRIO

Sí: Frascos de conservas y alimentos para bebé, botellas de refrescos, cervezas, bebidas alcohólicas y jugos de cualquier color, tarros de cosmética y perfumería.

No: Cerámica, cristales de ventana, espejos, tubos fluorescentes y focos.

OJO: Los focos ahorradores contienen mercurio y por lo tanto deben depositarse solamente en los centros de recolección especiales.

¡Reciclando el vidrio ahorramos el 32% de la energía que se requiere para hacer nuevo vidrio!

ROJO PARA DESECHOS PELIGROSOS

Sí: Insecticidas, aceites, residuos sanitarios como papel de baño, toallas femeninas, pañales, gasas y vendas.

No: Medicinas caducas. Estas se depositan en contenedores específicos que hay en centros de salud, clínicas de especialidad y farmacias como en Farmacias del Ahorro.

OJO: Las pilas y los aparatos electrónicos deben llevarse a centros especializados.

NARANJA PARA RESIDUOS ORGÁNICOS

Sí: Restos de comida, hojas secas, pasto, empaques de alimentos que estén marcados como composteables, etc.

No: Hojas de papel o cartón.

Esta categorización de colores se puede apreciar en los botes de basura dispuestos en centros de acopio, calles, plazas, centros comerciales y algunas oficinas.

En casa idealmente podrías separar así:

** 3 botes de basura con tapa para:

– Desechos sanitarios

– Orgánicos

– Inorgánicos no reciclables

** 4 contenedores (huacales, cajas de cartón o de plástico) para reciclaje:

– Papel y cartón (desarmar y doblar)

– Plástico y metal (botellas de PET y latas apachurradas)

– Vidrio (sin romper)

– Varios (libros, CDs, DVDs, objetos de cerámica y madera, ropa, trapos viejos, etc.)

** 1 bote de refresco de PET para guardar las pilas mientras las llevas al centro de acopio

** 1 caja pequeña para guardar medicinas caducas que esté fuera del alcance de los niños

Si no cuentas con espacio guarda todo en un solo contenedor y al llevarlo al centro de acopio sepáralo en bolsas reusables para transportarlos fácilmente. Es importante que todo esté súper limpio para evitar malos olores y animales.

Para conocer centros de acopio cerca de ti puedes llamar a la Secretaría del Medio Ambiente de tu municipio.

© 2015 Rocío Río de la Loza

¿Cuánta basura se produce en México?

Alguna vez te has preguntado ¿a dónde va toda la basura que se genera en tu hogar? ¿y qué puedes hacer para reducirla?

Un mexicano produce al día 1 kilo de basura. ¡Sí, tú también! Los hogares son responsables del 47% del total que se genera en el país. Si hacemos cuentas de los millones de mexicanos que somos, ¡es un montón de basura!…. Durante el gobierno de Vicente Fox se publicó la LEY GENERAL PARA LA PREVENCIÓN Y GESTIÓN INTEGRAL DE LOS RESIDUOS para organizar su recolección, traslado, tratamiento y disposición final. Ahí se define la clasificación de los residuos, los criterios que se usan para establecer su valor económico, los términos de eficiencia ambiental, tecnológica, económica y social para su manejo, y por último, quienes serán responsables de todo lo anterior. ¿Sabías que los municipios tienen la responsabilidad de recoger la basura de tu casa? En la ciudad de Querétaro puedes acudir al Centro Cívico para pedir informes acerca de este servicio.

La “basura” es todo material o producto no deseado, que se considera “desecho” y que por ende se necesita eliminar porque carece de valor económico. Existen dos grandes clasificaciones para la basura que se genera en casa, los residuos orgánicos y los inorgánicos.

Los orgánicos pueden ser descompuestos por microorganismos aeróbicos y provienen de un ser vivo, por lo que se reintegran rápidamente al medio ambiente y se conocen como biodegradables. Estos son hojas y ramas de árboles, huesos, cáscaras de huevo, frutas y verduras, carnes, champiñones, restos de comida, etc.

Los residuos inorgánicos son materiales que comúnmente provienen de procesos industrializados y que tardan muchos años en degradarse, a pesar de que tengan un origen natural como lo es el plástico. En este grupo encontramos frascos de vidrio, botellas de plástico, latas, empaques de aluminio, ropa, Tetra Packs, trapos viejos, aparatos electrónicos, DVDs, pilas, focos, muebles, etc. Por ejemplo, una cáscara de naranja tarda 6 meses en descomponerse mientras que un frasco de vidrio de mermelada tarda 4,000 años. Ahora, el término “biodegradable” en las etiquetas de ciertos productos de limpieza se aplica para aquellos cuyas sustancias son consideradas orgánicas, como en detergentes de ropa y líquidos limpia vidrios. Estos son opciones más amigables con el medio ambiente.

De acuerdo al Instituto Nacional de Ecología del total de la basura en México el 40% es materia orgánica, 15% papel y cartón, 8% vidrio, 5% plástico, 11% metal, 4% textil y 3% pañales desechables. Y solamente el 12% de todo lo anterior se recicla. Para el aprovechamiento de los residuos también es posible “salvar” los componentes de ciertos bienes de consumo, ya sea por su valor en dinero o por el peligro que presentan para el ecosistema y nuestra salud, como es el mercurio de los focos ahorradores, los termómetros y las pilas, y el cadmio de las baterías de teléfonos celulares.

El destino final para lo que llamamos basura son las fábricas de reciclaje (usualmente para vidrio, papel, metal, PET, etc.), los incineradores (para algunos de los residuos hospitalarios) y los vertederos. Existen dos tipos: los clandestinos, que generalmente son barrancos o depresiones naturales donde tiran los residuos sin permiso y son fuente de contaminación y enfermedades. En segundo lugar están los controlados, también llamados “rellenos sanitarios”. Son espacios que cuentan con los requisitos ambientales, sociales y económicos que determina la ley.

En Querétaro existen 17 rellenos y un tiradero a cielo abierto (Tolimán), de los cuales 4 están concesionados a empresas privadas. De acuerdo con las publicaciones Quadratín Querétaro y La Crónica Regional, desde el 2010 se han recibido apoyos económicos para regularizar dichos rellenos, pues varios de ellos están fuera de la norma, según lo declaró Marcelo López Sánchez, Secretario de Desarrollo Sustentable (SEDESU). Así mismo, en octubre del 2013 anunció que en el 2014 se crearía el relleno sanitario metropolitano en el municipio de Querétaro, el cual recibiría residuos sólidos de Corregidora, Huimilpan, El Marqués y Querétaro. Imaginen un basurero gigante en medio de la ciudad. ¿Suena bien no?

¿Sabías que solamente el 80% de los residuos que se generan en México son dispuestos correctamente? El resto va a parar a tiraderos clandestinos o vertederos a cielo abierto (que no están contenidos y por lo tanto hay infiltraciones de agua de lluvia), causando problemas para el medio ambiente y para la salud humana. De hecho, según publicó el periódico Universal de Querétaro, la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente y Desarrollo Urbano recibió en el 2013 dos quejas de tiraderos clandestinos en el municipio de Corregidora, una por parte del propietario de una empresa y otra por parte de la SEDESU. Algunos de los peligros más grandes de tirar la basura en zonas inapropiadas son la contaminación de las fuentes de agua (y por lo tanto la tierra y todo lo que crece en ella), la emisión de gases tóxicos y los focos de infección. Por ello, se debe promover una infraestructura que permita la recolección, separación, reciclaje y disposición final de manera sustentable. Un ejemplo de ello es la generación de electricidad a través del biogas capturado en rellenos sanitarios.

¿Y qué podemos hacer para disminuir la basura que generamos en casa?

Prevenir: comprando productos con el mínimo de envases, embalajes y empaques y adquiriendo marcas ecológicas o productos biodegradables.

Reducir: deshaciéndote del mínimo de residuos posibles y aprovechando el material orgánico para hacer una composta.

Reutilizar: alargando la vida de los productos y encontrándole otras funciones.

Reciclar: disponiendo los residuos con responsabilidad, separando en casa y llevándolos al centro de acopio.

La canalización adecuada de los residuos depende también de quienes los generan (¡¡osea de cada uno de nosotros!!). La próxima semana ahondaremos en el tema del reciclaje y cómo se debe separar correctamente la basura en un hogar sustentable.

© 2015 Rocío Río de la Loza