Smoothie verde de mango y espinaca súper poderoso

Smoothie verde de mango y espinaca

Smoothie verde de mango y espinacaHe visto que hay mucha confusión entre los jugos verdes y los smoothies verdes. Así que ahí les va el rollo: los jugos se hacen en extractor y no contienen la fibra, mientras que los smoothies, también conocidos como licuados o batidos verdes, se hacen en licuadora y contienen la fibra. No es que uno sea mejor que otro, simplemente tienen diferentes funciones y beneficios.

Los jugos para mí son un complemento, es una inyección de vitaminas, minerales y fitonutrientes que rápidamente son absorbidos y en 20-30 minutos ya están corriendo por tu torrente sanguíneo. De preferencia se toman en ayuno o separados de las comidas y puedes tomar más de uno diario.

Mientras que un smoothie puede suplir a una comida ya que si se agregan los ingredientes correctos puede aportar proteínas, carbohidratos y grasas buenas de un sólo sorbo. Además como contienen toda la fibra tardan más en digerirse por lo que te mantienen satisfecha por más tiempo y ayudan a una buena digestión.

En este caso la espinaca y la avena contribuyen con la mayoría de aminoácidos (que forman proteínas) de origen vegetal. La chía y el aguacate aportan ácidos grasos Omega 3 y Omega 6. El aguacate es además rico en vitamina E, K, C, folato y B6, excelente para la piel y el pelo. La almendra aporta tanto aminoácidos como grasas buenas y carbohidratos. El mango es rico en prebióticos y antioxidantes.

Los dátiles son mi edulcorante natural favorito porque además de su dulzor aportan importantes cantidades de hierro, vitamina A y K y potasio. El potasio es un electrolito esencial para el corazón, la presión arterial y la función muscular. Los dátiles son una fruta extraordinaria porque protege contra enfermedades coronarias, algunos tipos de cáncer y la oxidación de las células por los radicales libres.

Para este smoothie utilicé moringa. ¿Qué es eso te preguntarás? La moringa es considerada un súperalimento (superfood) por su densidad de nutrientes. Es como una estación nuclear de vitaminas, minerales y fitonutrientes. Fortalece el sistema inmunológico y se utiliza para tratar varios achaques, desde problemas de la piel, dolores de cabeza, infecciones gastrointestinales, úlceras, tumores, diabetes, malaria, colesterol alto, enfermedades del hígado y riñón, entre otros. Produce un estado de bienestar en general debido a sus cualidades anti-inflamatorias y anti-oxidantes. No obstante, como cualquier otro súperalimento hay que tener precauciones y no exagerar en las dosis. Si estás pensando en concebir pronto o estás embarazada mejor consúltalo con tu doctor.

¡Bueno aquí te va la receta! Es ideal para aquellos días que no te da tiempo de desayunar o para antes de hacer ejercicio. Y si te quedaste con dudas de la moringa pues simplemente no la añadas y ya está.

Rinde para 1 súper smoothie o 2 smoothies pequeños.

Ingredientes smoothie verde de mango y espinacaLos ingredientes:

  • 1 taza de leche de almendra orgánica
  • 1 taza de agua
  • 1 taza de mango congelado
  • 1 taza de espinaca baby orgánica
  • 4 dátiles
  • 1 rebanada de aguacate
  • 1 cda de semillas de chía
  • 1 cdita de moringa
  • 3 cdas de avena previamente remojada (yo la dejé en el refrigerador durante toda la noche)

Las instrucciones:

¡Añadir todo a la licuadora y listo! Sentirás un boost de energía y verás que no te da hambre hasta la comida J.

© 2015 Rocío Río de la Loza

Crostini de jitomates y aguacates del tianguis orgánico

Crostini de jitomate y aguacate

Crostini de jitomate y aguacateTodos los sábados La gallina verde participa en el tianguis orgánico de Querétaro “Bosque de Agua”. En un relajado ambiente familiar puedes encontrar todo tipo de productos. Hay orgánicos (huevo, verduras, pollo, pan, queso, vino, café, miel, aceite de coco, caldo de verduras, etc.) y productos elaborados artesanalmente con ingredientes naturales como jabones y cosméticos veganos. Así mismo puedes encontrar filtros de agua y otros gadgets para llevar una vida más sustentable. Y por supuesto tienes la oportunidad de disfrutar las súper ensaladas, tartas, pasteles sin gluten y galletas de avena libres de culpa de La gallina verde.

Estos crostinis están hechos con ingredientes orgánicos que provienen de productores locales. Pan artesanal, elaborado con harina de trigo durum (el cual se muele entero en molinos de piedra), los jitomates heirloom (tradicionales o de herencia) y aguacates criollos (los que tienen la cáscara delgadita y se pueden comer con ella).

Te recomiendo visitar los mercados y tianguis de tu localidad. Cada vez hay más espacios para productos orgánicos y/o sustentables. Es una ocasión para conocer de dónde provienen tus alimentos, charlar con los productores y encontrar joyas como estas chuladas para tu cocina.

El crostini proviene del italiano y básicamente es una rebanada de pan tostado con algo delicioso encima. Si no comes pan puedes sustituirlo por tostadas de arroz inflado o tostadas de maíz sin gluten.

Rinde para 2 crostinis.

Los ingredientes:

  • 2 rebanadas de pan rústico orgánico, tostadas
  • 2 jitomates heirloom orgánicos, cortados en rodajas
  • 1 aguacate criollo orgánico
  • 1 cdita de piñones
  • 1 cda de pesto
  • Hojas de albahaca
  • Hojas de orégano
  • Sal en grano

+ Un chorrito de aceite de olivo orgánico extra virgen y vinagre balsámico (opcional)

Las instrucciones:

  1. Extiende el pesto sobre una de las rebanadas.
  2. Arregla las rodajas de jitomate sobre esa mitad. Si son de diferentes colores acomódalos intercalados.
  3. Coloca el aguacate sobre la otra mitad.
  4. Adorna con las hojas de albahaca y orégano.
  5. Espolvorea la sal de grano y los piñones.
  6. Si deseas puedes añadir el aceite y el vinagre justo antes de comer, con una cucharita para que no se te pase y se moje todo el pan.

Dependiendo del tamaño de las rebanadas de pan este platillo puede ser un snack, lunch oficinista o hasta una botana coqueta para una reunión.

© 2015 Rocío Río de la Loza

Spa casero: mascarillas y exfoliantes naturales

Tratamientos para reponer las fuerzas y nutrir tu piel después de las vacaciones.

Spa caseroComo mamá de dos niños pequeños las vacaciones son como una montaña rusa: de arriba abajo sin parar en todo el día. Pasar de la emoción sublime a caer vertiginosamente al cansancio. Y luego otra vez subir al entusiasmo para caer de nuevo en el agotamiento total.

El cambio en las actividades y los horarios se siente al mismo tiempo como un descanso y una jornada extra larga. En fin, que las vacaciones son para disfrutarse (y hay que hacerlo en la medida de lo posible) pero en ocasiones siento que también la rutina y la vuelta al colegio tienen su encanto (¿o no?).

Y para reponer las energías y nutrir la piel después de tanto sol, arena y cloro se me ocurre una sesión de belleza totalmente natural y desde la comodidad del hogar. No se requieren muchos ingredientes, seguramente la mayoría los tienes en tu cocina.

Estas recetas son sencillas de elaborar. Sirven para eliminar impurezas y residuos tóxicos, renovar las células, hidratar, brindar un brillo natural, limar asperezas y dotar de frescura y suavidad. Recuerda utilizar productos orgánicos siempre que puedas.

* MASCARILLA FACIAL DE AVENA:

Requieres: 1 aguacate maduro, 2 cucharadas de miel de abeja cristalizada de preferencia (o sustituir por agave si eres vegana) y 1/3 de taza de avena.

Manos a la obra: Remoja previamente la avena en agua pura durante 30 minutos y escurre. Mezcla todo en un procesador de alimentos hasta conseguir una pasta. Aplica sobre rostro (no en los ojos) de 10 a 15 minutos y enjuaga con agua tibia.

 * MASCARILLA FACIAL DE YOGURT:

Requieres: 1 cucharada de yogurt natural sin azúcar, 1 cucharada de perejil picado y un trozo de 5 centímetros de pepino sin cáscara ni semillas.

Manos a la obra: Ralla el pepino y mézclalo con el yogurt y el perejil. Aplicar sobre el rostro, menos en los ojos, durante 15 minutos. Enjuaga con agua tibia.

 * MASCARILLA CORPORAL DE CAMOTE:

Requieres: 4 cucharadas de puré de camote amarillo o calabaza de castilla, 1 cucharada de aceite de coco extra virgen, 2 cucharadas de azúcar morena, 1 pizca de canela y 1 cucharada de miel de agave.

Manos a la obra: Pela y hierve el camote. Hazlo puré. Mezcla 3 cucharadas de este con el resto de los ingredientes. Aplica durante unos 10-15 minutos y enjuaga con agua tibia.

* EXFOLIANTE FACIAL DE COCO:

Requieres: 2 cucharadas de aceite de coco extra virgen, 2 cucharadas de azúcar morena y unas gotas de extracto de vainilla o el raspado de una vaina.

Manos a la obra: Mezcla todo en un bol y aplica sobre rostro con ligeros movimientos circulares. Enjuaga con agua tibia.

 * EXFOLIANTE CORPORAL DE LIMÓN:

Requieres: 1/3 de taza de aceite de almendra, 1/4 de taza de azúcar morena, 1/4 de taza de sal de mar fina, 4 cucharadas de jugo de limón y 3 cucharadas de miel de abeja, cristalizada de preferencia (sustituir por agave si lo prefieres).

Manos a la obra: Mezcla todos los ingredientes. Ajusta la textura y agrega más aceite o miel si es necesario. Aplica por medio de masaje en movimientos amplios y circulares. Enjuaga con agua tibia.

 * EXFOLIANTE PARA PIES:

Requieres: 2 cucharadas de aceite de coco extra virgen, 2 cucharadas de sal de mar gruesa, 2 cucharadas de azúcar morena, unas gotas de extracto de menta o una cucharada de hierbabuena picada finamente.

Manos a la obra: Mezcla todos los ingredientes. Aplica dando masaje con una leve presión. Enjuaga con agua tibia.

NOTA IMPORTANTE:

Elije las recetas que más te convengan. Si eres de piel muy sensible haz una pequeña prueba en la parte interior de la muñeca o en el cuello debajo de la oreja. Si no observas reacciones puedes aplicarla en un área mayor. Si sientes que la mascarilla deja residuos grasos utiliza un algodón con vinagre de manzana para limpiar tu piel. Enjuaga rápidamente con abundante agua fría.

¡Ahora sí a consentir tu piel!

Rocío

© 2015 Rocío Río de la Loza