Ensalada de quínua negra con duraznos asados

Ensalada de quínua negra con duraznos asados

La quinoa es un grano entero (pseudo-cereal) que pertenece al grupo de los granos antiguos. Proviene de Sudamérica y era cultivado por los increíbles Incas. Es una excelente fuente de proteína de origen vegetal porque contiene amino-ácidos esenciales, así como ácido fólico, magnesio, manganeso, fósforo, cobre y hierro.

Es súper versátil en la cocina y en esta receta se combina con el sabor caramelizado de los duraznos asados, el amargo de los berros y lo fragante de la albahaca. Es ideal para impresionar a los invitados pero realmente sencilla de elaborar.

Te recomiendo hervir un tanto de quinoa y tenerla en el refrigerador, la puedes añadir a tus smoothies, sopas, guisados o ensaladas. Le da una textura interesante pero sobre todo le añade una sorprendente cantidad de nutrientes.

Puedes usar cualquier variedad de quinoa.

Rinde 2 porciones.

Los ingredientes:

  • ½ taza de quinoa orgánica, cruda
  • ½ cdita de comino en polvo
  • 2 tazas de agua
  • 1 manojo grande de berros orgánicos
  • Hojas de albahaca de tu jardín
  • 2 cebollitas de cambray en rodajas, inlcuído lo verde
  • 2 puñados de pistaches pelados
  • 2 duraznos
  • Aceite de oliva extra virgen orgánico
  • Vinagre balsámico
  • Sal de mar en grano orgánica

+ Sal y pimienta negra al gusto

 Las instrucciones:

  1. Enjuaga la quinoa en una coladera bajo el chorro de la llave. Escurre bien.
  2. En una olla coloca el agua, la quinoa y el comino. Hierve alrededor de 15 minutos o hasta que veas que a la quinoa le sale como “una colita” blanca y ha aumentado su tamaño. Cuela y reserva.
  3. Corta los duraznos en mitades y luego en cuartos. Retira el hueso. Colócalos en un bol y rocía aceite de oliva y una buena pizca de sal en grano. Masajea con las manos para que el aceite cubra bien cada cuarto.
  4. En una sartén o parrilla bien caliente asa los duraznos, primero de un lado y luego del otro (que te quede quemadito.) Retira del fuego y deja que enfríen un poco.
  5. En dos platos coloca los berros y dos o tres cucharadas de quinoa. Arregla los duraznos, esparce el cebollín y los pistaches. Decora con las hojas de albahaca. Rocía una cucharadita de aceite de olivo y de vinagre. Añade sal y pimienta negra.

© 2015 Rocío Río de la Loza

 

Jugo verde de manzana y zanahoria para los niños

Jugo verde de manzana y zanahoria para los niños

Una buena forma de introducir a los niños a los jugos verdes es dejar que ellos mismos los preparen con sus ingredientes favoritos. El extractor es un aparato sencillo de usar, con supervisión claro, y es muy satisfactorio para cualquiera que lo use.

Yo les pido que elijan una fruta y por lo menos una verdura (¡si tengo suerte elijen más!). Aunque el radio ideal de los jugos verdes es 3:1, osea tres verduras por una fruta, lo importante al principio es que los chamacos se animen a probarlo. Lo cual en ocasiones puede ser un reto bastante grande en sí mismo. Y así ya después irán adquiriendo el hábito y el gusto por los jugos de vegetales.

Ahora, es verdad que los jugos de fruta naturales también contienen azúcar en generosas cantidades (fructosa) pero no se compara para nada con los jugos embotellados ni los refrescos. Y obviamente no se van a tomar un litro, sino un vasito lleno de vitaminas, minerales y fitonutrientes.

Rinde para 3-4 vasos pequeños.

Los ingredientes:

  • 3 manzanas orgánicas
  • 6-8 zanahorias orgánicas
  • 1 pedacito de 2 cm de jengibre pelado (opcional*)
    + Extractor de jugos

*El jengibre tiene un sabor muy potente, así que si es la primera vez que prepararás jugo verde con tus hijos tal vez será mejor dejarlo fuera.

Las instrucciones:

  1. Lava bien las frutas y verduras.
  2. Corta las manzanas por la mitad y quitar las semillas. Se pueden quedar con cáscara si son orgánicas.
  3. Pela el jengibre. Se puede echar con cáscara pero casi siempre están llenos de tierra así que yo prefiero pelarlos.
  4. A las zanahorias cortarle la cabeza y la cola si están muy feas. Se pueden quedar con cáscara si son orgánicas. Corta en trozos si están muy grandes.
  5. Pasa todo por el extractor de jugos.
  6. Sirve y disfruta recién hecho.

© 2015 Rocío Río de la Loza