Dahl de lentejas, jitomate y especias

Dahl de lentejasEl dahl es un platillo sudasiático elaborado a base de lentejas (que han sido secadas y partidas por la mitad), especias, jitomate, chile verde y cebolla.

En general asociamos a la comida de la India con algo picante, irritante y pesado. Pero en realidad existen muchos platillos vegetarianos y veganos que no encajan esa descripción. ¡Este es uno de ellos! Las lentejas son una excelente fuente de proteínas de origen vegetal y minerales como el hierro, calcio, potasio, fósforo, selenio, zinc, magnesio y manganeso. Así como vitamina A, K y algunas del complejo de vitamina B, particularmente folato (ácido fólico), que es básico para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

La cúrcuma es el ingrediente estrella de este platillo y de otros currys. Es una raíz con potentes poderes anti-inflamatorios. Además de brindar un hermoso color amarillo brillante. La leche de coco compensa lo picante del chile por lo que no es un platillo pesado para el estómago y el resultado es una sopa sumamente placentera. Yo me quemé la lengua por no tener paciencia para dejar que se enfriara.

Si no encuentras lentejas rojas puedes usar las verdes, simplemente te dará un color distinto como resultado.

 Rinde para 4 porciones.

Dahl de lentejas, jitomate y especiasLos ingredientes:

  • 1 ½ taza de lentejas rojas
  • 1 cebolla grande finamente picada
  • 1 chile verde, desvenado y sin semillas
  • 2 jitomates picados en cubitos
  • 1 cdita de cúrcuma orgánica en polvo
  • 1 lata de leche de coco (400 ml aproximadamente)
  • 300 ml de agua
  • Sal y pimienta al gusto

+ Para decorar:

  • 4 cdas de aceite de coco
  • 1 cebolla finamente picada
  • Hojas de cilantro fresco
  • Ajonjolí negro (nigella seeds)
  • 1 jitomate cortado en cubitos

Las instrucciones:

  1. En una olla grande mezcla la leche de coco, la cebolla, los jitomates, el chile, la cúrcuma, las lentejas y el agua. Hierve a fuego lento alrededor de 20 minutos o hasta que las lentejas se suavicen.
  2. Mientras tanto en una sartén calienta el aceite de coco y fríe la cebolla hasta que quede crujiente.
  3. Para servir vierte el dahl en un plato hondo. Decora con el jitomate, la cebolla frita, el cilantro y las semillas.

La receta original proviene de un libro que me regalaron para mi cumple: El libro de oro de la cocina vegetariana.

© 2015 Rocío Río de la Loza