Transforma tu espacio con macetas

Si buscas inspiración para adornar tu jardín, patio o terraza puedes recurrir a la versatilidad de la jardinería en macetas. Tiene muchas ventajas ya que prácticamente se pueden utilizar variados recipientes como macetas y además es posible plantar infinidad de especies.

MacetasTamaños

Antes de adquirir una maceta piensa: ¿Qué plantas deseas cultivar? ¿Ornamentales u hortalizas? ¿Cuánto tiempo tienes para regarlas? ¿En dónde vas a ubicarlas?

Las macetas grandes pueden servir como punto focal en la decoración de un patio o un espacio amplio. Pueden sembrarse con un árbol como el olivo, con flores pequeñas como margaritas o simplemente dejarse vacías.

Las macetas chicas pueden colocarse en estantes a distintos niveles de altura y además tienen la ventaja de que consiguen cambiarse de lugar con facilidad.

Las macetas colgantes dan una sensación de amplitud y pueden llenarse de geranios o hierbas aromáticas. De hecho los canastos colgantes son ideales para cultivar fresas. ¡Y el verano es un momento excelente para hacerlo!

Materiales

Aprovecha el glamour de lo reciclado. Se puede utilizar casi cualquier recipiente como maceta siempre y cuando sea posible perforar el fondo para permitir el drenaje de riego. Por ejemplo, utensilios de cocina como una cacerola vieja o un bote de pintura.

  • Para las canastas de mimbre es necesario forrarlas colocando una bolsa de plástico en el fondo de la maceta para evitar que la humedad de la tierra pudra el canasto.
  • Las macetas de barro pueden conseguirse en casi cualquier vivero solamente hay que tomar en cuenta que el barro es poroso y se seca con rapidez.
  • La madera rústica es ideal para las plantas de los bosques.
  • Las macetas grandes de piedra son perfectas para plantaciones permanentes. Ya que serán muy pesadas y por lo tanto difícil de moverse.
  • Las macetas de metal tienen la desventaja de que se calientan enseguida en época de calor así que pueden resecar las raíces. A estas es mejor que no les dé el sol directamente.
  • Las macetas de plástico tienen la ventaja de ser livianas pero no sirven para cultivar plantas altas o pesadas porque podrían volcarse con el viento.
  • Por último, existen otras macetas de materiales naturales como la fibra de coco que harán el espacio lucir mucho más fresco y original.

PREPARACIÓN

Antes de reciclar las macetas hay que limpiarlas a fondo, sobre todo si contenían plantas enfermas. Limpia con detergente biodegradable y enjuágalas bien. Una vez secas verifica que tengan un drenaje adecuado. Esto quiere decir que tu maceta tenga agujeros en la base que permita la salida del exceso de agua. Si no los tienen perfora la base en varios lugares con un taladro.

Para impedir la putrefacción de las raíces coloca piedritas o trozos de macetas de barro rotas en el fondo de la maceta para que el agua drene con fluidez. Una idea es colocar una malla metálica y cubrirla con grava para evitar que los agujeros del drenaje se tapen y se salga el relleno.

Para el relleno utiliza una mezcla de tierra negra, compost y humus de lombriz para nutrir a tus plantas. Recuerda no agregar productos químicos sintéticos u otras substancias tóxicas que puedan dañar tu salud.

Las plantas purifican el aire. Elevan nuestro ánimo y mejoran el contexto de nuestro hogar. Llena tu patio con plantas y crea un ambiente ideal para la proliferación de la vida silvestre como mariposas, abejas y pequeñas aves. Una combinación de flores perfumadas como la lavanda, arbustos con bayas como las zarzamoras y hortalizas como los jitomates son la combinación perfecta para que aves e insectos puedan vivir en armonía.

Aprovecha las texturas, colores y formas de las diversas variedades de plantas para hacer combinaciones creativas. Y no olvides tener en cuenta el color, la simetría, el ritmo y el orden de las macetas.

© 2015 Rocío Río de la Loza

Aprende a preservar tus alimentos con estas técnicas naturales de cocina tradicional

Como parte de la lucha de supervivencia el ser humano ha desarrollado heroicas técnicas para preservar los alimentos. Estas habilidades y conocimientos permiten que sean conservados comestibles durante mucho tiempo y por lo tanto sean aptos para su consumo posteriormente.

La historia nos cuenta que las inclemencias del tiempo, las necesidades de desplazamiento y los conflictos bélicos son algunas de las causas que han obligado al perfeccionamiento de un arte que se practica poco en los hogares contemporáneos. Hoy podemos encontrar conservas en los supermercados y con facilidad llenar la despensa de frascos y latas que provienen de procesos industrializados. Si algún producto pasa la fecha de caducidad simplemente lo tiramos y compramos otro. No obstante, nuestros antepasados debían tener una comprensión más profunda de la comida y de lo que había que hacer para garantizar la permanencia de su calidad, sabor, textura y sus valores nutricionales. ¡Su vida y la subsistencia de sus familias dependían de ello!

Existen muchas técnicas para preservar. La sal, el aceite y el vinagre previenen que los vegetales se pudran al protegerlos de las bacterias que los descomponen. La sal retira la humedad y crea un ambiente inhóspito. La grasa cubre al producto y previene la contaminación por aire. Mientras que la acidez del vinagre inhibe el crecimiento bacteriano.

Las técnicas más comunes de cocina tradicional para preservar los alimentos son:

  • Salar: la sal deshidrata parcialmente los alimentos, reforzando el sabor y actuando como antiséptico. Ejemplos: cecina, el jamón y el bacalao.
  • Secar: a través de la luz y el calor se elimina la humedad, ya sea de forma natural con el sol o artificial en un horno. Ejemplos: uva pasa, jitomates deshidratados y hierbas de olor.
  • Ahumar: los productos se someten al humo proveniente de fuegos de distintas maderas (como el mezquite) para deshidratar los alimentos y transferirles un sabor particular. Ejemplos: el salmón ahumado y el pimentón, condimento español. Algunos alimentos utilizan más de una técnica, como es el caso del pastrami donde la carne se seca en salazón, luego se le añaden especias y al final se ahúma.
  • Encurtir: se sumergen los alimentos, generalmente vegetales, en una salmuera o en vinagre. Ejemplos: pepinillos alemanes y chiles en escabeche.
  • Confitar: se cubre al alimento con una capa de grasa, ya sea vegetal como el aceite de olivo o animal como la grasa de ave. Ejemplos: generalmente se utiliza ganso, pato y cerdo. La carne se sala y se sazona con hierbas, luego se cuece lentamente sumergida en su propia grasa, en la cual después se preserva en un envase.
  • Endulzar: se añade un endulzante, generalmente azúcar refinada, a los alimentos. Ejemplos: mermeladas, jaleas, ates y frutas cristalizadas.

El método más popular para envasar se aplica bajo condiciones de presión y altas temperaturas, ya que ésto evita el crecimiento de levaduras, hongos y otros microorganismos.

El francés Nicolas Appert descubrió en 1795 que podía preservar leguminosas, frutas, verduras y productos de origen animal, usando contenedores de vidrio con tapa de corcho (reforzados con alambre y sellados con cera) que estuvieran hervidos a baño María durante un cierto periodo. Su hallazgo fue publicado y se difundió rápidamente por el mundo. Pero fue Louis Pasteur quien logró explicar porque los alimentos no se echaban a perder.

En 1910 el británico Peter Durand patentó un método con envases de hierro con una capa de hojalata que sentó precedente para lo que hoy conocemos como la lata. Actualmente la capacidad de “prolongar la vida” de los alimentos tiene efectos directos en la salud humana y en la conservación de los recursos naturales, así como en la economía de las comunidades, las corporaciones y hasta de las naciones.

Hoy más que nunca me parece relevante rescatar la reminiscencia de esta tradición. Hacer tus propias conservas es muy satisfactorio y son un excelente regalo para ocasiones especiales como cumpleaños y la Navidad. Si deseas practicar este arte puedes comenzar buscando en alguna librería de segunda mano un viejo libro de mermeladas o preguntarle a la abuela una receta de verduras en escabeche clásica de la familia.

Recuerda siempre que si los ingredientes provienen de tu jardín es mejor cosechar en la mañana sin lluvia y una vez que el rocío se haya evaporado; lavar los ingredientes antes de preservarlos; esterilizar los envases; almacenarlos en un lugar seco y obscuro; etiquetar las conservas señalando el contenido y la fecha de elaboración; y seguir las instrucciones correctamente para asegurar la salud alimentaria.

© 2015 Rocío Río de la Loza

27 Acciones para cuidar el agua

 De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) del 100% del agua que existe en el planeta el 97.5% es salada, por lo que no podemos utilizarla directamente en actividades humanas. La mayoría del agua dulce se encuentra congelada en los polos o en mantos subterráneos. Solamente el 0.3% del total del agua en la Tierra es apta para consumo humano. De tal manera que nuestros hábitos y costumbres en el hogar pueden hacer grandes diferencias para el cuidado de este valioso recurso. Te comparto algunos consejos que la SEMARNAT* sugiere para que las implementemos en casa.

En el baño:

  1. Revisa frecuentemente las instalaciones hidrosanitarias, los escusados, las regaderas y las llaves para detectar fugas. Repáralas instantáneamente.
  2. Identifica manchas de humedad en techos y paredes, son señales de fugas y pueden afectar la estructura de tu casa.
  3. Instala economizadores de agua en regaderas y escusados, estos son muy fáciles de adquirir en tlapalerías, ferreterías y tiendas de autoservicio. Se pueden colocar sin dificultad.
  4. Coloca una cubeta en la regadera para recaudar el agua mientras sale caliente.
  5. Cambia tu viejo escusado de 16 litros por uno de 6 litros.
  6. No utilices el escusado como basurero. Se desperdicia agua cada vez que se jala para tirar pañuelos desechables, toallas sanitarias y colillas y se contamina muchísimo. ¡Jamás tires toallas sanitarias por el WC!
  7. Revisa que el tanque del escusado funcione correctamente.
  8. Intenta bañarte en un tiempo de cinco minutos. Cierra la llave mientras te enjabonas y ábrela para enjuagarte.
  9. Al cepillarte los dientes utiliza un vaso de agua.
  10. Ocupa productos de belleza e higiene personal 100% naturales o biodegradables. Esto es bueno para tu piel y cabello y además no contamina el agua.

Limpieza de la casa:

  1. Emplea con prudencia productos de limpieza biodegradables y naturales, como el bicarbonato o el vinagre.
  2. Utiliza dos cubetas para fregar pisos, paredes y vidrios, una para limpiar y otra para enjuagar.
  3. El agua que queda en la cubeta para limpiar sirve para tallar el escusado y la que es para enjuagar, si está libre de productos químicos sintéticos, sirve para regar el pasto o las plantas.

En la cocina:

  1. Antes de comenzar a lavar los trastes coloca los residuos orgánicos aparte, en su contenedor correspondiente, sin combinarlos con los inorgánicos. Remoja los trastes de una sola vez para enjuagar. Después enjabona con la llave cerrada. Y enjuágalos rápidamente en un chorro moderado.
  2. Instala un economizador de agua en el fregadero, es fácil y tiene un precio accesible.
  3. Cuida de que la llave del fregadero no gotee y cambia los empaques en cuanto identifiques su desgaste. Al fugarse una gota por segundo, al final del día se llena una cubeta de por lo menos 30 litros.
  4. Utiliza jabón de trastes biodegradable o natural.

En la lavandería:

  1. Remoja las prendas en una cubeta jabonosa para que sea más fácil remover manchas. Una cucharadita de bicarbonato sirve para blanquear y es ideal para aguas duras.
  2. Talla a mano o con cepillo las partes más sucias para evitar dobles lavadas.
  3. Utiliza con prudencia detergentes y suavizantes biodegradables o amigables con el medio ambiente.
  4. Ajusta el tamaño de carga en los niveles de la lavadora para que el agua sea proporcional al tamaño de ropa, y de preferencia, pon la lavadora con cargas completas.
  5. Fija la temperatura de tu lavadora a menos de 40 grados centígrados y en el mejor de los casos lava siempre con agua fría.

En el jardín y el patio:

  1. Riega en la noche o muy temprano por la mañana cuando el sol tarda más en evaporar el agua. Utiliza el agua que recaudaste en las cubetas de las regaderas.
  2. Lava el coche con cubeta.
  3. Barre en seco con escoba y recogedor. ¡Nunca con manguera!
  4. Recolecta agua de lluvia en tambos o cubetas o piensa en instalar un sistema de recolección de agua de lluvia o tratamiento de aguas grises.
  5. Jamás arrojes aceite de cocina, aceite de coche, anticongelante, líquido de frenos o medicamentos al drenaje. Son altamente contaminantes y requieren un tratamiento de residuos independiente. Pregunta en el centro de acopio más cercano a tu domicilio.

*** “Más de 100 consejos para cuidar el ambiente desde mi hogar”, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARTNAT), México, Segunda Reedición 2008.

© 2015 Rocío Río de la Loza

Minimiza el impacto ambiental de tus vacaciones

Con estos consejos prácticos podrás disfrutar de unas vacaciones increíbles con conciencia, disminuyendo tu impacto social y medio ambiental en el planeta.

  1. Reduce las emisiones de carbono generadas por transportes motorizados (aviones, autobuses, automóviles y motocicletas) que afectan directamente al cambio climático optando por destinos cerca de donde vives, en tu estado o dentro del país.
  2. Siempre que tengas opción intenta utilizar medios de transporte alternativos, viajar en tren, o en automóviles eléctricos, híbridos o que utilicen biocombustibles.
  3. Si estás apunto de realizar el road trip de tu vida con tus amigas intenta compartir el coche, así se dividen los gastos y se reduce la huella de carbono de los que viajan juntos. Si no caben, puedes comparar precios y pensar en rentar una camioneta o mini-van.
  4. Una vez en tu destino camina, es la mejor forma de conocer los rincones que no aparecen en las guías turísticas.
  5. Pregunta en el hotel, en la oficina de turismo o a tus anfitriones acerca de la posibilidad de rentar bicicletas para dar un paseo.
  6. Cuando visites lagos, presas, arrecifes, playas, humedales, cenotes, ríos o cualquier lugar que tenga opción de actividades acuáticas son más recomendable aquellas que no requieran de gasolina como practicar kayak, canoa, bote de remo, vela, surf y natación. En lugar del ski acuático, los paseos en lancha, la subida al parachute y la vuelta en el jet ski.
  7. Con respecto al buceo y el snorkel siempre averigua si la empresa tiene los permisos necesarios y el instructor está certificado para operar en las áreas destinadas que te ofrecen para esa actividad. No te dejes engañar por aquellos que te hagan promesas de llevarte a “playas secretas” y “sitios sin descubrir” dentro de reservas naturales y áreas protegidas.
  8. Utiliza loción bloqueadora solar y bronceadores biodegradables. Así los químicos no contaminarán las aguas en las que nades. ¡No olvides las gafas y el sombrero para protegerte del sol!
  9. Lleva contigo productos de higiene personal amigables con el medio ambiente.
  10. Elige un destino verde. En México existe la AMTAVE, asociación civil que agrupa a todas las empresas dedicadas a promover y operar el Turismo de Aventura, Ecoturismo y Turismo Rural en territorio nacional (www.amtave.org). La AMTAVE contribuye a la conservación del patrimonio natural y cultural de México e integra a las comunidades locales al desarrollo de la actividad turística, generando empleos y elevando su calidad de vida.
  11. Pregúntate ¿a quién beneficiaré con mis vacaciones? ¿quién es el propietario del hotel o la aerolínea? ¿quién opera el campamento ecoturístico? Si la situación lo permite procura consumir en negocios locales. Restaurantes, cafeterías, tienditas, hoteles, hostales, B&B, campamentos, agencias de viajes y otros operadores turísticos que no sean sucursales ni franquicias internacionales sino empresas administradas por familias, cooperativas, asociaciones civiles, emprendedores y empresarios de la región que visitas.
  12. Cuida la naturaleza, por ningún motivo extraigas plantas, hongos o animales de su ecosistema, no tires basura o ni provoques incendios. Si durante tu viaje deseas denunciar un delito medioambiental lo puedes hacer ante la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (PROFEPA) llamando al 01-800-PROFEPA (7703372), llenando el Formato de Denuncias por Internet en su página www.profepa.gob.mx o enviando un correo a denuncias@profepa.gob.mx. En su sitio puedes consultar la sección “¿Qué puedes denunciar?”.
  13. Observa las costumbres y tradiciones de los nativos y la gente que vive en el lugar que vacacionas. Respeto y tolerancia son la mejor actitud.
  14. Sé paciente y generoso con el personal de servicio.
  15. Prepara tu playlist y disfruta. ¡Tu viaje por el camino verde comienza hoy!

© 2015 Rocío Río de la Loza

 

Reducir tu consumo de carne beneficia al planeta

La producción de carne es una de las actividades humanas que más impacto tienen en el medio ambiente, particularmente en el cambio climático. ¿Por qué?

  • El planeta tiene una capacidad limitada para sostener el crecimiento de la población humana y su actividad. De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), “la humanidad agotó el 19 de agosto su presupuesto ecológico anual… De mantener esta tendencia necesitaremos al menos 3 planetas para abastecernos en 2050.”[1]
  • La ganadería representa el 70% del uso de la tierra agrícola y ocupa un 30% de la superficie total del planeta. Contribuyendo directamente a un mundo menos verde.
  • Es la causa número uno de deforestación. Los árboles son talados para crear tierras de pastoreo. Al destruir los bosques se arrasa con la biodiversidad y al quitar la cobertura vegetal el agua de las lluvias escurre libremente arrastrando sedimentos y erosionando el suelo, generando procesos de desertificación. Además muchas comunidades tienen su sustento en los bosques, su pérdida significa que deben migrar o buscarse la vida de otra forma.
  • Las prácticas de cría intensiva son muy cuestionables. Desde la década de los años 50, casi toda la carne comercial (osea la que se compra en el súper) ha sido producida en “granjas” que más bien parecen fábricas donde los animales viven aglomerados en jaulas, en condiciones poco higiénicas, obligados a ingerir alimentos diseñados en un laboratorio para hacerlos engordar rápidamente, donde se les suministran hormonas de crecimiento y antibióticos para controlar las enfermedades que se generan por las mismas circunstancias en las que los tienen. Y sobre todo, casi siempre son maltratados. Si quieres saber más de ésto puedes ver en Youtube el documental “Glass Walls” (Paredes de Cristal), donde Paul McCartney presenta el lado oscuro de tu bistec y esas alitas de pollo que tan populares se han vuelto.
  • Para abastecer a la industria de cría intensiva, alimentos como cereales son cultivados rutinariamente utilizando fuertes dosis de pesticidas, fertilizantes y tecnología transgénica.
  • La ganadería produce 18% de los gases responsables del efecto invernadero, tales como metano, bióxido de carbono y óxido nitroso.
  • Se necesitan 10,000 litros de agua para producir un kilo de carne de res, comparado con 500 litros de agua para producir un kilo de papa. Y todos sabemos que cada vez hay más contaminación en ríos, mares y mantos acuíferos.
  • El consumo de carne es la principal causa de enfermedades transmitidas por alimentos como E.coli y Salmonella.

Existen también razones filosóficas para evitar comer animales y todo aquellos que derive de ellos. Uno de los organismos que promueve un estilo de vida vegano es la organización People for the Ethical Treatment of Animals (PETA por sus siglas en inglés). PETA considera que los animales no son nuestros para utilizarse como alimento ni como accesorios sino que son seres vivos que merecen el mismo respeto que las personas. En www.peta.org puedes conocer más acerca del trato ético de los animales.

Reducir la cantidad de carne que comemos (pollo, cordero, cabrito, res, puerco, pescado, mariscos…) y en general de alimentos de origen animal (huevo, lácteos, embutidos como el jamón y las salchichas…) es una de las acciones más concretas que podemos realizar desde nuestra trinchera para cuidar el medio ambiente.

Puedes comenzar dejando de comer carne un día a la semana. Existe el movimiento Meatless Monday (Lunes sin Carne). En www.meatlessmonday.com puedes encontrar ideas para seguir esta recomendación. Un paso más allá sería no consumir carne o productos de origen animal en una comida al día. Y además elegir alimentos de producción orgánica o de prácticas sustentables.

© 2015 Rocío Río de la Loza

[1] http://www.wwf.org.mx/?227530/El-planeta-entra-hoy-en-numeros-rojos–ya-consumimos-nuestro-capital-natural-para-2014

Liberen a las gallinas: no a las jaulas para animales de producción

NO a las jaulas para animales de producción. #DéjalasMover

¿Qué tal si pudieras cambiar la vida de los animales que son criados para después convertirse en nuestro alimento? Es cuestión de simples elecciones. Tan simple como comprar o no comprar ciertos productos, apoyar a ciertas empresas y defender los valores en los que creemos. Independientemente de lo que cada quien ponga en su mesa y elija comer, todos estamos de acuerdo en que los animales merecen una vida digna. ¿Cierto?

Humane Society International (HSI) es una organización mundial que promueve la compasión hacia los animales y cree que esta actitud es una condición natural al ser humano y no algo que se da por la cultura o la situación económica y política de una persona. Su causa es el bienestar animal y busca reducir su sufrimiento a través de trabajo de campo, elaboración de políticas, educación, atención directa y servicios de financiamiento a socios locales.

#DéjalasMover! es la campaña de HSI que se centra en eliminar el uso de jaulas para animales de producción en las granjas y las fábricas de cría intensiva. La utilización de jaulas es la práctica que confina de por vida a gallinas ponedoras de huevo y cerdas reproductoras en espacios tan pequeños que los animales apenas pueden moverse, las cerdas ni siquiera puede girarse y las gallinas no pueden estirar sus alas. En este video puedes ver la realidad:

http://www.hsi.org/issues/farm_animal_confinement

De acuerdo con los datos de HSI en México se crían aproximadamente dos mil millones de animales al año para consumo humano. Las condiciones realmente son terribles. Cuando la industria comenzó a construir fábricas gigantes con la misión de retacar el mayor número de animales en el menor espacio posible se perdió la compasión. ¿Todo para qué? ¡Para generar más ganancias! La tristeza es que la mayoría de los consumidores no ven lo que sucede en estos lugares. Cómo las gallinas son obligadas a poner huevos con luz artificial, enferman y mueren dentro de sus jaulas mientras que las otras pisan su cuerpo… así como las cerdas enloquecen por completo. ¡Tal sufrimiento debe de parar! Hace no mucho tiempo alrededor del mundo los animales vivían libres en las granjas, eran capaces de moverse, pastar, ver el sol, sentir el viento y socializar con otros animales. Eso es lo que #DéjalasMover! está pidiendo. En otros países ya hay cambios. En la Unión Europea, una prohibición al uso continuo de las jaulas de gestación tomó efecto en el 2013. En Nueva Zelanda y Australia, el alojamiento permanente de cerdas en jaulas de gestación se eliminará gradualmente para el 2015 y 2017, respectivamente. En Estados Unidos, nueve estados han aprobado legislación para restringir esta práctica. Sudáfrica está considerando una restricción para el 2020 y Canadá está eliminando paulatinamente las jaulas. Y en México también puede haber cambios con tu ayuda.

Algunas celebridades se han unido a esta campaña:

“Me opongo a que las gallinas en la producción de huevo pasen toda su vida hacinadas en jaulas en las que apenas pueden moverse. ¡Hay alternativas de producción más dignas! #DéjalasMover!” Bruno Bichir, Actor

“Empresas, gobiernos y productores alrededor del mundo ya están diciendo no a las jaulas para animales de granja. Es hora de que México también diga NO a las jaulas. #DéjalasMover!” Gabriela de la Garza, Actriz

Yo Rocío Río de la Loza me uno a Humane Society International para ponerle fin al cruel confinamiento de animales de producción. ¡Tú también únete!

Firma la petición aquí: www.hsi.org/dejalasmover

2015 © Rocío Río de la Loza

Hablemos claro: del vidrio y sus bondades

¿Alguna vez te has preguntado de qué está hecho el vidrio? Este se compone de arena de sílice (procedente principalmente del cuarzo), carbonato de sodio y caliza. Además de otros minerales que le dan las diferentes coloraciones.

El vidrio principalmente es fabricado por el hombre de manera artificial para elaborar botellas, vasos, copas, adornos, bombillas, ventanas y lentes, entre muchas otras cosas. Erróneamente llamamos cristal a algunas piezas de cocina y ornamentos que están fabricados con vidrio de plomo (o vidrio óptico) que por su transparencia imita al cristal natural. El verdadero cristal es un material inorgánico que se forma a partir de la cristalización de gases, líquidos o sólidos, cuyos átomos se acomodan, capa por capa, en una red tridimensional. Los cristales son valiosos dependiendo de su belleza natural, color, dureza y rareza. Algunos cristales se transforman en gemas al ser cortados y pulidos para maximizar la cantidad de luz que reflectan (y por lo tanto su brillo) y ser aplicados en piezas de joyería.

Además de que el vidrio es 100% reciclable, preserva mejor las propiedades de los alimentos y no les transfiere elementos tóxicos. Por ello, no es una sorpresa que sea el material preferido para conservar medicamentos, bebidas y alimentos y que artículos como los Mason Jars estén tan de moda. ¿Sabes cuáles son los colores más empleados en los envases de vidrio? Verde (60% vino y cerveza), claro (25% refrescos, cervezas, medicinas, perfumes y alimentos), extraclaro (10% aguas minerales y decoración) y ámbar (5% cervezas y botellas de laboratorio).

  • El vidrio fue inventado en Egipto unos 3000 años antes de Cristo.
  • Las cuentas de collares son algunos de los objetos que se han encontrado más antiguos.
  • En México el primer taller vidriero se estableció en la ciudad de Puebla por el español Rodrigo de Espinoza a mediados del siglo XVI.
  • Desde la década de los 70´ comenzó su reciclaje.
  • Actualmente por cada tonelada de vidrio que es reciclada, 1.2 toneladas de materia prima es preservada.
  • La empresa VITRO recicla el 24% del vidrio mexicano.
  • El reciclaje de vidrio necesita un 26% menos de energía que la producción original.
  • El material generado por reciclaje reduce en un 20% la contaminación atmosférica que provocaría por el proceso habitual, y disminuye en un 40% la contaminación de agua.
  • La energía que se ahorra del procesamiento de una botella de cristal puede mantener encendida una bombilla de 100 watts durante 4 horas.[1]

Además de reciclar correctamente los envases es importante cuidar los objetos que tenemos en casa, ya que éstos atraen polvo fácilmente y quedan “apagados” u opacos si no se limpian con regularidad. Te comparto algunos trucos para mantener tus cosas de vidrio en buen estado:

  • Para pulir las copas forma una pasta fina con levadura y agua, frota con ella la copa. Después enjuaga con agua templada y seca con un paño suave. Este truco también funciona para los parabrisas.
  • Para quitar la grasita de vasos, colócales una vez lavados en una tina con agua tibia y las cáscaras de tres limones. Deja en remojo hasta que la grasa se despegue del vidrio.
  • Lava tus lentes con jabón de trastes biodegradable y enjuaga con agua fría.
  • Para eliminar los olores de de los frascos de conservas lávalos y luego ponlos en remojo durante toda la noche en una solución de 5 grs de mostaza en polvo y 1 litro de agua de tibia.

© 2015 Rocío Río de la Loza

[1]Reciclaje de vidrio, Ing. A. Mata e Ing. C. Gálvez., UAG, 2010.