12 propósitos verdes para el 2016

  1. Destina una parte de tu presupuesto para realizar compras “verdes”. Estas pueden significar un simple upgrade de algún producto que ya consumes, por ejemplo cambiar tus compras de ropa de fibra sintética por prendas de algodón y accesorios artesanales. Adicionalmente, este dinerito puede ser designado a un trabajo mayor en tu hogar, como instalar paneles solares y pintar tu casa con pintura libre de residuos tóxicos.
  1. Haz ronda para recoger a los niños del colegio o utiliza el servicio de transporte escolar.
  1. Adquiere tus alimentos en un mercado local o directo del productor por lo menos una vez al mes.
  1. Cambia un producto alimenticio de tu carrito por una marca orgánica. Yo recomiendo comenzar por pollo, huevo, lácteos y hojas verdes. Y si puedes mejor haz tus compras semanales en una tienda orgánica o un comercio local donde puedas conocer el origen de tus alimentos. Prefiere lo orgánico cada vez que tengas la oportunidad.
  1. Sustituye el jabón (con el que te bañas) comercial por uno elaborado a mano con ingredientes 100% naturales.
  1. Utiliza bloqueador biodegradable en todas tus vacaciones.
  1. Repara “eso” que tienes guardado desde hace años en el cajón, armario o bodega. Y si eres de las que tira todo entonces efectúa un trueque con algún amigo o vecino.
  1. Participa en un proyecto comunitario o realiza un trabajo como voluntaria. Involucra a tus hijos en esta labor.
  1. Coloca dos plantas en tu casa. Una maceta en el interior para limpiar el ambiente. Y otra en el exterior. Puedes sembrar flores para las abejas o una hortaliza en tu jardín (aunque sean unos frijoles).
  1. Elabora tus propios productos de limpieza o utiliza marcas amigables con el medio ambiente, comienza por el detergente de trastes y el jabón para lavar la ropa.
  1. Separa la basura. ¡Pero de verdad! No sabes lo importante que es ésto. Si el camión de tu casa la revuelve toda pues lleva tus residuos reciclables a un centro de acopio.
  1. Instala focos ahorradores en todas las lámparas que sean posibles. Calcula tu huella ecológica

¡Tú puedes lograrlo! Pon esta lista en un lugar donde puedas verla todos los días y ve tachando los propósitos que vayas realizando.

© 2016 Rocío Río de la Loza

Educar en la responsabilidad: enseñanzas de cocina y ecología para los niños

Veinte actividades en familia para promover los valores de la sustentabilidad.

Lee que dice mamá ¿tiene colores artificiales y esa otra cosa que me dijiste?– pregunta mi hijo. Evidentemente está aprendiendo a leer y no entiende mucho de glutamato monosódico ni del colorante Rojo 40, pero ahora comprende que la bebida fluorescente de frambuesa es altamente sospechosa. Y en realidad no se trata de “traumar a los niños” (como algunos dirían) de todo lo que comen ni de ser un sargento en las fiestas infantiles, se trata de desarrollar sus facultades intelectuales para que conforme crezcan puedan tomar decisiones informadas y actuar con responsabilidad. Responsabilidad para elegir sus alimentos, para cuidar y respetar el origen de éstos y las personas que los producen y, sobre todas las cosas, para preservar su salud.

Si el agua y la comida son tan básicas para el ser humano es inminente que enseñemos a los niños cosas igualmente básicas acerca de nutrición, cocina, agricultura y ecología. Al darles herramientas para producir, transformar y conservar sus alimentos de manera sustentable les damos las llaves para vivir en armonía con la naturaleza, consigo mismos y con los demás. Reconectar la salud de nuestro cuerpo con la salud de la tierra es un punto de partida. Moldear una relación positiva y respetuosa con los alimentos, la comunidad y el campo es más fácil de lo que parece. He aquí una lista de actividades que podemos realizar con nuestros hijos:

1.    Plantar semillas. Desde girasoles, hierbas de olor y chiles en una maceta hasta un huerto urbano si hay espacio. Hay muchas organizaciones que ofrecen talleres.
2.    Cuidar del jardín. Regar, sembrar un árbol, quitar las hojas secas, construir una casa para pájaros, respetar los insectos, hacer una composta, etc.
3.    Colaborar en la preparación de los alimentos, desde pelar zanahorias, batir el huevo o exprimir los limones, cualquier tarea es buena para comenzar.
4.    Participar en la elaboración del lunch escolar. Substituir chocolates por barras de amaranto y papas fritas por plátanos deshidratados por ejemplo.
5.    Incorporar regularmente un ingrediente nuevo a su dieta, puede ser uno que elija él/ella cuando te acompañe a hacer las compras.
6.    Ir a los mercados locales y platicar con los vendedores para averiguar de dónde vienen las frutas y verduras que hay en sus coloridos puestos.
7.    Leer las etiquetas de los envases y platicarles cuales son los ingredientes que llevan.
8.    Separar la basura. Lavar el envase del yogurt y ponerlo en la caja destinada al reciclaje. Visitar un centro de acopio.
9.    Incentivar el intercambio y llevarlo a un mercado de trueque.
10.    Hablar de la fauna que habita en la zona donde viven. Visitar el Parque Nacional Cimatario en Querétaro y el Charco del Ingenio en Guanajuato, por ejemplo.
11.    Conocer una granja, un rancho de vacas lecheras, un viñedo, un huerto de zarzamoras.
12.    Cuidar el agua. Poner una cubeta en la regadera y cerrar la llave al lavarse los dientes.
13.    Acudir a parques y reservas ecológicas y ¿por qué no? hacer un picnic. Recomiendo El Parque Ecológico Joya-La Barreta.
14.    Hacer ejercicio en familia, como salir a caminar y andar en bicicleta.
15.    Enseñar el valor de la solidaridad y hornear un pastel para el vecino enfermo o la familia cuyo padre se quedó sin trabajo.
16.    Participar en proyectos de la comunidad, reforestar, recoger basura, pintar banquetas.
17.    Ahorrar energía. Apagar la luz, la tele y la computadora. Poner focos ahorradores.
18.    Hacer ronda o utilizar el transporte público.
19.    Apreciar lo artesanal, adquiriendo juguetes hechos a mano en lugar de hechos en China.
20.    Vincular la vida cultural al visitar los museos, las plazas y las bibliotecas públicas.

Te propongo el siguiente reto: imprime esta lista y selecciona una o dos actividades como el objetivo de cada mes. Los niños pueden participar en la elección mensual. Ve tachando las cosas que realicen hasta completar el inventario. Me encantaría saber qué actividades fueron las que más te gustaron. Puedes compartir tus fotos aquí. Haz click aquí para descargar la lista en el formato pdf.

© 2015 Rocío Río de la Loza

Excusas que probablemente usas para no enverdecer tu hogar

Una reflexión sobre las críticas a las mamás green y las excusas que escucho para no realizar un cambio sostenible.

La intención sin acción no significa nada. Continuamente me preguntan “cómo volverse verdes”. Veo que son muchas las personas que tienen interés en implementar acciones en su casa, comprar productos de limpieza biodegradables, sembrar su huerto e ir al mercado orgánico, pero que se sienten tan abrumadas por TOOOODO lo que hay que hacer que deciden mejor no hacer nada. Y por tanto se la pasan poniendo pretextos para no empezar.

Pienso que se han creado varios estigmas alrededor de las mamás green y todos aquellos que promueven la sustentabilidad. Estos estigmas sirven como excusas para mejor no hacer nada al respecto. Algunas cosas que regularmente escucho son:

  1. La comida orgánica es muy elitista. Los alimentos orgánicos son demasiado caros, solamente la gente con dinero puede adquirirlos. Yo ahorita no puedo gastar en eso.
  2. La permacultura es para hippiosos y fodongos que no se quieren bañar “por no contaminar”. Eso de los baños secos es una marranada. Yo prefiero la comodidad.
  3. La cuestión de reciclar es para países desarrollados, en México todavía estamos muy retrasados, de nada sirve separar si los del camión de la basura de todas formas lo revuelven.
  4. La onda de reusar es para mamás artistas o demasiado craftys que tienen todo el tiempo del mundo. Es una flojera guardar cosas que luego no sabes ni qué hacer con ellas, nada más te llenas de basura.
  5. Aunque hay algunos productos eco-friendly de limpieza y de belleza que puedes hacer tú mismo, es muy complicado conseguir los ingredientes. Y a mí no se me da eso de DIY.
  6. La medicina holística es para yoggis y los que se clavan en el New Age. A mí no me late esa onda para nada.
  7. Lo del veganismo es una mafufada. Ahora resulta que nadie quiere comer carne pero bien que tienen a sus mascotas.

Entiendo que a veces el cambio puede parecer agotador y entre la lista de prioridades quizá para muchos hogares ser verde no ocupe los primeros lugares. Sin embargo, me gustaría esclarecer que “la onda sustentable” es para todos. Y no es una onda, ni moda pasajera, es una necesidad real para el mundo. Y es importante comprender que si tú tienes la intención de cambiar, educar a tus hijos en la responsabilidad o entrarle a la onda verde, hay que buscar el progreso y no el perfeccionismo. Porque siempre habrá algo más que puedes hacer, un producto nuevo que puedas probar, un destino eco-turístico al cual viajar.

Comienza con una acción, y después otra, y después otra. Primero con lo que comes, luego con lo que te untas en el cuerpo, después con lo que limpias tu casa, tal vez con el transporte que usas, y más adelante con los lugares a los que visitas.

No hay un orden estricto para enverdecer tu vida. Lo importante es que comiences, sin pretextos, y sin prejuicios a los que ya lo estamos haciendo. El cambio sostenible es aquel que se mejora y se sostiene por un largo periodo de tiempo. ¡Ser verde es más fácil de lo que crees y en verdad vale la pena!

© 2015 Rocío Río de la Loza

Útiles Escolares Ecológicos: Regresa a clases de manera sustentable

Es el momento de comenzar a ver la lista de material que piden los colegios para el inicio del curso escolar. Algunas escuelas exigen a los padres enormes cantidades de útiles sin tomar en cuenta lo que le cuesta a nuestro planeta en recursos naturales, especialmente cuando se trata de elementos como papel y lápices de madera. Y no digo que habría que usar el mismo cuaderno desde la primaria hasta la preparatoria pero la verdad es que hay escuelas que se pasan.

De acuerdo con la revista Entrepreneur, en México se cortan 500 mil árboles diarios para la fabricación de papel. Ante esta situación lo recomendable es siempre revisar los útiles del año anterior y separar lo que se puede reutilizar. A los cuadernos se les puede retirar las hojas escritas y las portadas pueden volver a forrarse para darle un look novedoso.

Si el colegio requiere material nuevo entonces esos útiles pueden dejarse para hacer las tareas en casa, donarse a alguien que los necesite, como una casa hogar por ejemplo, o pueden llevarse a la oficina o a tu negocio. La segunda opción es elegir productos sustentables al momento de comprar. Entre ellos se encuentran paquetes de papel totalmente reciclado, lápices de mina y de colores hechos 100% con árboles reforestados, plumas de cartón con tinta recargables, plumones cuya composición sea biodegradable (y no deje residuos tóxicos al descomponerse), carpetas de plástico reciclado, etc. Cada vez hay más opciones en el mercado y marcas como BIC tiene su propia línea ecológica, llamada Ecoloutions. Otra opción es buscar en internet marcas que están de venta solamente a través de tiendas en línea. Es un esfuerzo que vale la pena realizar para cuidar el medio ambiente.

© 2015 Rocío Río de la Loza

Vindaly: Belleza a través de la vinoterapia

Aunque suena a los beneficios de tomarse una copita de vino, la Vinoterapia se refiere a un tratamiento que se basa principalmente en las propiedades de la uva, donde cada uno de sus componentes ofrece diferentes ventajas, que actuando en conjunto le brindan a la piel un aspecto más saludable.

La Vinoterapia nació en la región de Graves, en las colinas de Burdeos, Francia. Y ha llegado a Querétaro, México, a través de Vindaly, empresa hermana de los Viñedos Dorantes Cervera.

De acuerdo con Vindaly, el aceite de la semilla de la uva contiene dos importantes ácidos grasos, el Linoleico y el Linolénico; estos dos ácidos grasos son capaces de dotar a la piel de flexibilidad y de un aspecto más joven reduciendo las arrugas.

También la uva contiene una gran cantidad de polifenoles de los cuales Vindaly ofrece en su línea de productos. Los polifenoles son poderosos antioxidantes naturales (100 veces más que la vitamina E) que protegen a las células de la piel del daño oxidativo. Además atrapan los radicales libres y reducen su degeneración; por lo que previenen el envejecimiento cutáneo y protegen a la piel de las agresiones del medio ambiente.

Vindaly utiliza la semilla de uva y la piel orujo de uva, así como manteca de sea y rosa mosqueta. Sus productos tienen óptima absorción y no dejan sensación grasosa. Desde gel de baño, aceite para masaje y crema facial son algunos de sus productos. Lo mejor es que son libres de parabenos, formol, plantas transgénicas y parafina. No contienen ingredientes de origen animal, lo cual los hace aptos para veganos y además no hacen pruebas de irritabilidad en animales.

Ponte en contacto con VINDALY:

www.vindaly.com

© 2015 Rocío Río de la Loza

Uppercut: Rasurada limpia y a la antigüita

Podría pensarse que en comparación con otros desechos que llegan a los rellenos sanitarios los rastrillos no son de gran importancia. Sin embargo, son artículos que aunque son pequeños utilizamos en grandes cantidades. Un rastrillo se usa entre 5 y 10 veces y después se tira.

En Estados Unidos, por ejemplo, 2 billones de navajas de afeitar se tiran a la basura cada año. Esta industria tiene un valor anual de 10 billones de dólares. Pero el negocio de Gillette, marca adquirida por el gigante Procter and Gamble, no está en los rastrillos desechables sino en las navajas que se compran individualmente, las cuales deben de ajustarse correctamente al mango plástico. Es decir, este modelo de negocio trabaja similarmente a la de las impresoras. Donde los fabricantes obtienen sus mayores ingresos de la venta repetida de costosos cartuchos. A lo largo de su vida útil ¡la tinta vale más que la impresora! De ahí que tanto los cartuchos de tinta como las navajas sean productos de alto valor que continuamente se roban en las tiendas.

Asumiendo que nadie quiere parecerse al Tío Cosa o al Señor de las Cavernas la eliminación del bello facial parece indispensable. ¿Pero qué alternativas existen? Las mujeres pueden optar por la antigua cera o por métodos de depilación definitiva. Que para muchas siguen siendo demasiados caros. Y no conozco muchos hombres que estén dispuestos a utilizar la cera para retirar su bigote. Así que quedan las máquinas de afeitar o rasuradoras eléctricas.

Estas utilizan 15W, que es poco en comparación de otros electrodomésticos comunes, no obstante requieren de energía eléctrica o de baterías (las cuales sabemos que son altamente contaminantes). Y además requieren ser manufacturadas, empacadas, transportadas a su punto de venta, utilizan navajas y es probable que terminen también en los rellenos sanitarios o en algún vertedero clandestino.

Entonces si en el súper mercado encuentras rastrillos desechables que tengan componentes elaborados con materiales reciclados son una mejor opción. De hecho, en el 2012 Schick lanzó al mercado el rastrillo desechable Xtreme 3, el cual utiliza 100% plástico reciclado en su mango y 100% papel reciclado en su empaque. La otra sería dejar al marido llevar un “sexy dirty look”, para que no tenga que afeitarse tan seguido y alargar la vida de su rastrillo.

En realidad, para una rasurada limpia la mejor alternativa es utilizar una clásica navaja de afeitar, a la Clint Eastwood. Lo que en inglés se conoce como “cut-throat razor”. Una especie de arte perdido que sería interesante recuperar. Habría que ver quienes son los animosos que se atreven a pasar una filosa hoja de acero por su rostro. La brocha comúnmente es de pelo de tejón, la hoja es de acero Sheffield y la tira (o asentador) que se utiliza para enderezar, pulir y afilar la navaja es de cuero. Esto podría suponer “un pero” para los veganos. El reto para todos los demás tal vez sería encontrar estos artículos a la venta y aprender a utilizarlos.

Para los menos aventureros existen profesionales que pueden ejecutar una rasurada limpia sin riesgo a sufrir una cortada en el cachete o, peor aún, en el cuello. Estos servicios se ofrecen en algunas peluquerías y en las antiguas barberías, de las que cada vez surgen más.

Un ejemplo es la Peluquería y Barbería UPPER CUT, que ofrece el servicio de afeitado clásico con los mejores productos para el cuidado de la piel masculina que existen en la actualidad. La nostalgia de otros tiempos se deja ver en la decoración. En este establecimiento queretano los clientes se reclinan sobre una hermosa silla mientras que con pulso firme reciben un servicio de primera, que les permite relajarse y hablar de todas esas cosas que les interesan a los hombres. Mientras están ahí pueden tomarse un café o una cerveza de cortesía y hasta salen con los zapatos boleados. Me encanta su hashtag #soyuncaballero. ¡Refiriéndose a que si eres uno debes verte como tal!

Búscalos en Facebook
https://www.facebook.com/barberiauppercut

© 2015 Rocío Río de la Loza

Sporah: cultiva hongos en casa

El día que visité el Ecofest 2014 en la Ciudad de México conocí a Luis Alberto Martín del Campo Gómez, un joven emprendedor que reconoció la oportunidad de producir alimentos limpios y con alto valor nutricional a través de la reutilización de “desperdicios” de otros cultivos. Durante sus últimos semestres en la universidad aprendió que se podían cultivar hongos sobre los residuos de café. Después de muchos experimentos fundó SPORAH, una compañía mexicana cuya misión es “crear alimentos de forma sustentable y local… y ayudar a la humanidad a entrar en contacto consigo misma y su capacidad de crear abundancia en armonía con su ambiente”.

La idea de Luis se vio materializada en un producto al cual bautizó como MUSHI, un kit para cultivar setas gourmet tipo Oyster en casa. Este novedoso método consiste en una cajita que trae dentro 1.5 kilogramos de residuos de café de cafeterías locales, en su mayoría orgánico, al cual hay que regar, darle luz solar y cuidar para obtener una deliciosa cosecha. Las setas tardan aproximadamente quince días en crecer, el kit te puede dar hasta 700 gramos de hongos y rinde entre dos y cuatro cosechas. Al término del ciclo el café se puede utilizar como fertilizante para tu jardín.

Los MUSHIS son fáciles de atender y son una excelente forma de enseñar a los niños a cultivar sus propios alimentos. ¿Cómo funciona? Primero haces un corte en un lado de la bolsa del kit con unas tijeras y lo sumerges en agua por 12 horas. Después lo secas y lo colocas en su cajita. La ubicas en un lugar limpio donde le dé luz natural. La riegas con el atomizador que viene incluído, dos veces por día, con agua de garrafón. ¡Y a las dos semanas crece el primer bouquet de setas! Como cualquier ser vivo los MUSHIS responden al cuidado y amor que les des. Por ello, Luis te recomienda ponerles música y platicarles, para que tu cosecha sea más abundante.

Además de las cualidades ecológicas de cultivar tus propios alimentos, existen otras ventajas como el gusto y la frescura de tus setas (comparado con las que se encuentran en el supermercado y el tianguis) ya que son muy delicadas y rápidamente pierden humedad, sabor y propiedades nutricionales. Entre sus virtudes y beneficios para la salud se puede decir que los hongos son fuente de proteína de origen vegetal, contienen vitamina C, vitamina B, calcio, fósforo y hierro. De acuerdo con SPORAH, tienen efectos positivos en el sistema inmunológico haciéndolo más fuerte, reducen el colesterol y mejoran la función de los riñones.

Luis fundó su compañía con base en la visión de la “economía azul” y se enfoca en tener un impacto real, medible y tangible. Por lo cual utiliza la medición de cinco indicadores: número de empleos generados localmente, kilogramos de alimentos producidos, kilogramos de café reciclado, kilogramos de composta y número de personas a las cuales se les ha llevado el mensaje de la sustentabilidad.

Por último, la palabra “espora” proviene del griego y significa “semilla”. SPORAH busca sembrar un cambio de conciencia. Abrir la mente de las personas y conectarlas con a naturaleza a través de los MUSHIS.

Ponte en contacto con SPORAH:

www.sporah.mx

www.facebook.com/sporah.mx

Twitter: @SporahMX

© 2014 Rocío Río de la Loza

Ere Perez cosméticos veganos y libres de sustancias tóxicas

Desde la historia antigua el maquillaje ha formado parte de los modelos de belleza femenina. Lo podemos observar desde las mujeres indo americanas, egipcias, romanas, cortesanas medievales, pasando por las geishas japonesas y aristócratas norteamericanas, hasta las celebridades internacionales y más famosas reinas. No es una sorpresa que en la actualidad el 81% de las mujeres utilicemos cosméticos.

¿Pero tú sabías que una mujer que se maquilla ingiere 1kg de labial durante el curso de su vida? ¡Guácala! Suena a chiste pero es cierto. Y no solamente los residuos de la barra de labios entran a nuestro organismo, sino que todo lo que aplicamos sobre nuestra piel, ya que las sustancias son absorbidas hasta alcanzar a nuestro torrente sanguíneo, llegando a todos nuestros órganos. Así que con la misma importancia que cuidamos la comida que ponemos en nuestra boca para alimentarnos, debemos de cuidar el maquillaje que aplicamos en nuestro rostro.

En México los cosméticos y aquellos ingredientes que se utilizan para su fabricación están regulados por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Durante el desarrollo de un producto intervienen pruebas químicas, bioquímicas, microbiológicas, de ingeniera y de calidad. Las sustancias que se emplean en su manufactura se encuentran reguladas por el “Acuerdo por el que se determinan las sustancias prohibidas y restringidas para la elaboración de productos cosméticos”, ideado por la Secretaría de Salud. No obstante, existen algunas sustancias que tienen efectos tóxicos o que en concentraciones más elevadas de lo permitido implican un riesgo para la salud:

PARABENOS:
Son un conservador químico que se usa para alargar la vida útil del maquillaje protegiéndolo contra bacterias y hongos. Imita a las hormonas naturales incluyendo el estrógeno, lo cual aumenta el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

FTALATOS:
Funcionan como plastificantes manteniendo las mezclas flexibles con textura pegajosa. Rara vez aparecen en la lista de ingredientes y más bien se mencionan como “fragancias”. El riesgo es que pueden imitar a las hormonas sexuales y afectar el crecimiento del sistema reproductivo de los fetos.

PROPILENGLICOL:
Es un anticongelante industrial y aparece como “humectante”. Puede ser muy irritante a la piel, causando alergias y acné, así como dañar al hígado y a los riñones.

ACEITE MINERAL, VASELINA Y PARAFINA:
Son una mezcla de hidrocarburos obtenidos del petróleo crudo que se utilizan como emoliente. Este se asienta en la piel, obstruyendo su respiración, agravando el acné y atrapando suciedad y bacterias. Y reduce la renovación celular ocasionando el envejecimiento prematuro.

Lo bueno es que existen opciones seguras como los cosméticos Ere Perez, que ofrecen una opción sana, sencilla y natural para las mujeres que desean utilizar maquillaje y cuidar su salud.

Ere Perez emplea ingredientes orgánicos y naturales como base de su formulación, aprovechando sus propiedades, entre ellos avena, manzanilla, zanahoria, betabel, maíz, rosa mosqueta, nuez de macadamia y aceite de olivo. Esto es increíble porque además de estar libre de tóxicos realmente es nutrición para la piel.

Igualmente la empresa está comprometida con el medio ambiente y el respeto por la vida. Las fórmulas son totalmente veganas, lo cual quiere decir que ningún ingrediente es de origen animal, todos son a base de plantas.

Asimismo, no se prueban los productos en animales y cuentan con los sellos de organizaciones como PETA y CRUELTY FREE. Adicionalmente, todos los envases son biodegradables y están elaborados a base de resina de maíz. Las cajas están hechas de material reciclable. Lo cual disminuye considerablemente la contaminación por envase, empaques y embalajes.

Ere Perez Natural Make Up es una empresa australiana, creada por una nutrióloga mexicana, checa su página www.ereperez.mx

© 2015 Rocío Río de la Loza

Aventones: comparte tu auto y reduce el impacto ambiental de tu automóvil

(Conoce los servicios que te ayudarán a ello)

Un automóvil promedio recorre al año alrededor de 20,000 kilómetros. En ese tiempo habrá emitido el doble de su peso de dióxido de carbono, uno de los gases de efecto invernadero que influye en el calentamiento global. En definitiva los autos siguen siendo la causa de más del 50% de la contaminación en zonas urbanas como la Ciudad de Querétaro. No obstante, mientras sean convenientes y no haya alternativas de transporte más ecológicas y además eficientes se seguirá recurriendo a ellos. Por tal motivo, es importante saber cómo podemos reducir el impacto ambiental de nuestros recorridos en auto y poner en práctica algunas de estas acciones:

  • Dale servicio a tu coche regularmente o por lo menos conforme lo sugiere la agencia. El mantenimiento puede reducir el uso de combustible hasta en un 10%.
  • Checa el aire de tus llantas cada vez que cargues gasolina, esto también influye en el consumo de gasolina del motor.
  • Remueve cualquier peso innecesario de tu auto, como un rack para bicicletas o la carreola de tu bebé.
  • Si estás atorado en el tráfico apaga tu auto mientras estés parado.
  • Reduce el uso del aire acondicionado y los aparatos eléctricos como el cargador para el celular.
  • Al comprar un auto nuevo considera el tipo de combustible que utiliza (gasolina, diesel o biocombustibles) y si sería una mejor opción comprar un auto de segunda mano. La mayoría de los autos son utilizados 4 años y después vendidos. El 70% de los componentes pueden ser reciclados y el otro 30% (por lo general plástico y elementos tóxicos) termina en los rellenos sanitarios o peor aún en los vertederos ilegales. Por eso, es más ecológico utilizar el mismo auto hasta el “final de su vida útil”.
  • Si es posible puedes optar por un auto híbrido como el Prius de Toyota, Smart de Mercedes-Benz, Civic de Honda y Fusion de Ford. Estos modelos funcionan con un motor tradicional de gasolina y se apoyan en un motor eléctrico. El nuevo Nissan Leaf es 100% eléctrico por lo que se considera un vehículo de cero emisiones. Cuenta con un motor eléctrico de 80kW AC de gran respuesta. El rango de recorrido es de hasta 160km por carga a una velocidad máxima de 145km/hra.
  • Conoce la huella de carbono de tu auto y compara su eficiencia ambiental contra otros modelos en Eco.Vehículos. Se trata de una página de Internet (www.ecovehiculos.gob.mx) creada por el Instituto Nacional de Ecología, la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía y la Procuraduría Federal del Consumidor donde se ofrecen indicadores para los vehículos con mejor desempeño ambiental.
  • Si en tu negocio tienes una flota y te interesa reducir el impacto te recomiendo visitar esta página www.energysavingtrust.org.uk donde puedes recibir información relevante.
  • Haz ronda. Comparte viajes para llevar los niños a la escuela o para ir a trabajar. El año pasado se lanzó en México la primera iniciativa para compartir viajes en auto particular o en taxi dentro de la zona del Distrito Federal.

Aventones (www.aventones.com) es una red privada que promueve la cultura de compartir auto y taxis dentro de comunidades de confianza como empresas, oficinas de gobierno y universidades. Es una plataforma en línea donde personas que pertenecen a una misma organización se comunican entre sí para encontrar rutas, horarios y espacios vacíos y viajar de forma segura. Por lo que si vives en el DF puedes solicitar a tu empleador que busque registrarse en Aventones o puedes utilizar este proyecto para sugerir y crear programas similares. Aventones es parte de Bla Bla Car (www.blablacar.mx) que te permite compartir auto entre ciudades.

También existe la organización Carpool (www.carpoolworld.com) que en inglés significa “acuerdo para compartir el vehículo entre varias personas”. Esta es otra plataforma en la que puedes hacer ronda y compartir viajes alrededor del mundo. En esta página solamente tienes que crear una cuenta, registrar tu ruta y contactar a las personas que tengan rutas similares. La ventaja de Aventones es la seguridad que te proporciona compartir auto con gente dentro de tu organización.

Por último, los conductores somos responsables de moderar el uso de nuestros autos; apoyar el desarrollo de motores, nuevas tecnologías vehiculares y combustibles más limpios; y exigir a nuestros gobiernos medios de transporte alternativos. Pero sobre todo somos los encargados de emplear nuestros vehículos de manera más eficiente, inteligente y con consideración hacia el Planeta y todos los demás que habitan en él.

© 2015 Rocío Río de la Loza

“Cultiva” aire limpio en tu hogar con plantas que desintoxican el ambiente

Todos sabemos que las plantas purifican el aire, de ahí la importancia de preservar áreas verdes como pulmones naturales para las ciudades. Sin embargo, existen algunas variedades que son ideales por su capacidad de absorber residuos tóxicos del ambiente lo que las hacen perfectas para mejorar la calidad de aire en espacios cerrados como hogares, escuelas y oficinas. Estos compuestos orgánicos volátiles (COVs) son derivados principalmente de muebles, equipo de oficina, productos para la limpieza y materiales para la construcción, y son conocidos irritantes y potenciales carcinógenos.

En la década de los ochenta la NASA realizó un estudio[1] para determinar cuáles eran las plantas más óptimas para sus estaciones espaciales, donde había presencia de más 100 COVs, entre ellos tres tóxicos hallados comúnmente en nuestras casas: formaldehído, benceno y tricloruro de etileno. Posteriormente más hallazgos fueron publicados en 1996 por el Dr. Bill Wolverton en su libro “Como cultivar aire fresco” (How to Grow Fresh Air). Las investigaciones siguen creciendo en este excepcional campo de la ciencia.

Te comparto cinco variedades de plantas para “cultivar aire limpio” que son muy comunes en los viveros de nuestro país son:

  1. Sábila (aloe vera): Esta suculenta es ideal para absorber formaldehído y benceno, tóxicos presentes en productos de limpieza y pinturas. Además su carne tiene varias aplicaciones medicinales, entre ellas para quemaduras o erupciones en la piel. Así mismo, puede tomarse en jugo para aliviar síntomas de la gastritis. En México existe una tradición popular donde se le atan listones rojos a las hojas y se regala esta planta a los seres queridos como símbolo de abundancia cuando se cambian de casa o comienzan un nuevo negocio.
  1. Cuna de moisés (spathiphyllum): Esta bella planta absorbe formaldehído, benceno, tricloruro de etileno (presente en desengrasantes y líquidos para desmanchar), tolueno (presente en gasolina, pinturas acrílicas, barnices, lacas, thinner, adhesivos, cemento, resistol y pintura para zapatos) y xyleno (presente en el barniz para uñas). Es perfecta además para adornar los espacios con sus curiosas flores blancas (quienes le dieron su nombre), requiere media sombra y regarse cada tercer día. Es originaria de México, Malasia y regiones tropicales del continente americano.
  1. Crisantemos (chrysanthemum morifolium): Esta planta perenne es originaria de Asia y se utiliza también en la medicina china para tratar enfermedades de ojos, pulmones e hígado. Sus flores son brillantes, coloridas y muy hermosas. Requieren estar cerca de una ventana donde les dé mucha luz. Es idea para absorber tóxicos residuales del pegamento, plástico, pintura y detergente.
  1. Ficus (ficus benjamina): Esta es una higuera que puede alcanzar hasta 15 metros de altura, por lo que es recomendable adquirirlos pequeños. Tiene gran capacidad para absorber el formaldehído. Es ideal para patios interiores o salones con techos altos. Al estar en la sala principal tiene la ventaja de absorber los químicos derivados de tapetes y alfombras. Es originario del sureste de Asia y norte de Australia.
  1. Palmera bambú (chamaedorea sefritzii): Esta palma de origen mexicano es ideal para absorber benceno y formaldehído. Le gusta estar en macetones en la sombra y es muy sencilla de cuidar.

Otras plantas purificadoras para interiores son: azalea, palo de Brasil, gerbera, palmera china, lengua de tigre, hiedra inglesa, poto dorado y cinta (también conocida como mala madre y lazo de amor).

Así que ya lo sabes, purificar el aire de forma natural es simple. La recomendación son plantas en macetas de 20 centímetros de diámetro y calcular 1 planta por cada área de 9 metros cuadrados.

© 2015 Rocío Río de la Loza

[1] Indoor Air (2014), Wolverton Environmental Services, www.wolvertonenvironmental.com