Aventones: comparte tu auto y reduce el impacto ambiental de tu automóvil

(Conoce los servicios que te ayudarán a ello)

Un automóvil promedio recorre al año alrededor de 20,000 kilómetros. En ese tiempo habrá emitido el doble de su peso de dióxido de carbono, uno de los gases de efecto invernadero que influye en el calentamiento global. En definitiva los autos siguen siendo la causa de más del 50% de la contaminación en zonas urbanas como la Ciudad de Querétaro. No obstante, mientras sean convenientes y no haya alternativas de transporte más ecológicas y además eficientes se seguirá recurriendo a ellos. Por tal motivo, es importante saber cómo podemos reducir el impacto ambiental de nuestros recorridos en auto y poner en práctica algunas de estas acciones:

  • Dale servicio a tu coche regularmente o por lo menos conforme lo sugiere la agencia. El mantenimiento puede reducir el uso de combustible hasta en un 10%.
  • Checa el aire de tus llantas cada vez que cargues gasolina, esto también influye en el consumo de gasolina del motor.
  • Remueve cualquier peso innecesario de tu auto, como un rack para bicicletas o la carreola de tu bebé.
  • Si estás atorado en el tráfico apaga tu auto mientras estés parado.
  • Reduce el uso del aire acondicionado y los aparatos eléctricos como el cargador para el celular.
  • Al comprar un auto nuevo considera el tipo de combustible que utiliza (gasolina, diesel o biocombustibles) y si sería una mejor opción comprar un auto de segunda mano. La mayoría de los autos son utilizados 4 años y después vendidos. El 70% de los componentes pueden ser reciclados y el otro 30% (por lo general plástico y elementos tóxicos) termina en los rellenos sanitarios o peor aún en los vertederos ilegales. Por eso, es más ecológico utilizar el mismo auto hasta el “final de su vida útil”.
  • Si es posible puedes optar por un auto híbrido como el Prius de Toyota, Smart de Mercedes-Benz, Civic de Honda y Fusion de Ford. Estos modelos funcionan con un motor tradicional de gasolina y se apoyan en un motor eléctrico. El nuevo Nissan Leaf es 100% eléctrico por lo que se considera un vehículo de cero emisiones. Cuenta con un motor eléctrico de 80kW AC de gran respuesta. El rango de recorrido es de hasta 160km por carga a una velocidad máxima de 145km/hra.
  • Conoce la huella de carbono de tu auto y compara su eficiencia ambiental contra otros modelos en Eco.Vehículos. Se trata de una página de Internet (www.ecovehiculos.gob.mx) creada por el Instituto Nacional de Ecología, la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía y la Procuraduría Federal del Consumidor donde se ofrecen indicadores para los vehículos con mejor desempeño ambiental.
  • Si en tu negocio tienes una flota y te interesa reducir el impacto te recomiendo visitar esta página www.energysavingtrust.org.uk donde puedes recibir información relevante.
  • Haz ronda. Comparte viajes para llevar los niños a la escuela o para ir a trabajar. El año pasado se lanzó en México la primera iniciativa para compartir viajes en auto particular o en taxi dentro de la zona del Distrito Federal.

Aventones (www.aventones.com) es una red privada que promueve la cultura de compartir auto y taxis dentro de comunidades de confianza como empresas, oficinas de gobierno y universidades. Es una plataforma en línea donde personas que pertenecen a una misma organización se comunican entre sí para encontrar rutas, horarios y espacios vacíos y viajar de forma segura. Por lo que si vives en el DF puedes solicitar a tu empleador que busque registrarse en Aventones o puedes utilizar este proyecto para sugerir y crear programas similares. Aventones es parte de Bla Bla Car (www.blablacar.mx) que te permite compartir auto entre ciudades.

También existe la organización Carpool (www.carpoolworld.com) que en inglés significa “acuerdo para compartir el vehículo entre varias personas”. Esta es otra plataforma en la que puedes hacer ronda y compartir viajes alrededor del mundo. En esta página solamente tienes que crear una cuenta, registrar tu ruta y contactar a las personas que tengan rutas similares. La ventaja de Aventones es la seguridad que te proporciona compartir auto con gente dentro de tu organización.

Por último, los conductores somos responsables de moderar el uso de nuestros autos; apoyar el desarrollo de motores, nuevas tecnologías vehiculares y combustibles más limpios; y exigir a nuestros gobiernos medios de transporte alternativos. Pero sobre todo somos los encargados de emplear nuestros vehículos de manera más eficiente, inteligente y con consideración hacia el Planeta y todos los demás que habitan en él.

© 2015 Rocío Río de la Loza

“Cultiva” aire limpio en tu hogar con plantas que desintoxican el ambiente

Todos sabemos que las plantas purifican el aire, de ahí la importancia de preservar áreas verdes como pulmones naturales para las ciudades. Sin embargo, existen algunas variedades que son ideales por su capacidad de absorber residuos tóxicos del ambiente lo que las hacen perfectas para mejorar la calidad de aire en espacios cerrados como hogares, escuelas y oficinas. Estos compuestos orgánicos volátiles (COVs) son derivados principalmente de muebles, equipo de oficina, productos para la limpieza y materiales para la construcción, y son conocidos irritantes y potenciales carcinógenos.

En la década de los ochenta la NASA realizó un estudio[1] para determinar cuáles eran las plantas más óptimas para sus estaciones espaciales, donde había presencia de más 100 COVs, entre ellos tres tóxicos hallados comúnmente en nuestras casas: formaldehído, benceno y tricloruro de etileno. Posteriormente más hallazgos fueron publicados en 1996 por el Dr. Bill Wolverton en su libro “Como cultivar aire fresco” (How to Grow Fresh Air). Las investigaciones siguen creciendo en este excepcional campo de la ciencia.

Te comparto cinco variedades de plantas para “cultivar aire limpio” que son muy comunes en los viveros de nuestro país son:

  1. Sábila (aloe vera): Esta suculenta es ideal para absorber formaldehído y benceno, tóxicos presentes en productos de limpieza y pinturas. Además su carne tiene varias aplicaciones medicinales, entre ellas para quemaduras o erupciones en la piel. Así mismo, puede tomarse en jugo para aliviar síntomas de la gastritis. En México existe una tradición popular donde se le atan listones rojos a las hojas y se regala esta planta a los seres queridos como símbolo de abundancia cuando se cambian de casa o comienzan un nuevo negocio.
  1. Cuna de moisés (spathiphyllum): Esta bella planta absorbe formaldehído, benceno, tricloruro de etileno (presente en desengrasantes y líquidos para desmanchar), tolueno (presente en gasolina, pinturas acrílicas, barnices, lacas, thinner, adhesivos, cemento, resistol y pintura para zapatos) y xyleno (presente en el barniz para uñas). Es perfecta además para adornar los espacios con sus curiosas flores blancas (quienes le dieron su nombre), requiere media sombra y regarse cada tercer día. Es originaria de México, Malasia y regiones tropicales del continente americano.
  1. Crisantemos (chrysanthemum morifolium): Esta planta perenne es originaria de Asia y se utiliza también en la medicina china para tratar enfermedades de ojos, pulmones e hígado. Sus flores son brillantes, coloridas y muy hermosas. Requieren estar cerca de una ventana donde les dé mucha luz. Es idea para absorber tóxicos residuales del pegamento, plástico, pintura y detergente.
  1. Ficus (ficus benjamina): Esta es una higuera que puede alcanzar hasta 15 metros de altura, por lo que es recomendable adquirirlos pequeños. Tiene gran capacidad para absorber el formaldehído. Es ideal para patios interiores o salones con techos altos. Al estar en la sala principal tiene la ventaja de absorber los químicos derivados de tapetes y alfombras. Es originario del sureste de Asia y norte de Australia.
  1. Palmera bambú (chamaedorea sefritzii): Esta palma de origen mexicano es ideal para absorber benceno y formaldehído. Le gusta estar en macetones en la sombra y es muy sencilla de cuidar.

Otras plantas purificadoras para interiores son: azalea, palo de Brasil, gerbera, palmera china, lengua de tigre, hiedra inglesa, poto dorado y cinta (también conocida como mala madre y lazo de amor).

Así que ya lo sabes, purificar el aire de forma natural es simple. La recomendación son plantas en macetas de 20 centímetros de diámetro y calcular 1 planta por cada área de 9 metros cuadrados.

© 2015 Rocío Río de la Loza

[1] Indoor Air (2014), Wolverton Environmental Services, www.wolvertonenvironmental.com

Transforma tu espacio con macetas

Si buscas inspiración para adornar tu jardín, patio o terraza puedes recurrir a la versatilidad de la jardinería en macetas. Tiene muchas ventajas ya que prácticamente se pueden utilizar variados recipientes como macetas y además es posible plantar infinidad de especies.

MacetasTamaños

Antes de adquirir una maceta piensa: ¿Qué plantas deseas cultivar? ¿Ornamentales u hortalizas? ¿Cuánto tiempo tienes para regarlas? ¿En dónde vas a ubicarlas?

Las macetas grandes pueden servir como punto focal en la decoración de un patio o un espacio amplio. Pueden sembrarse con un árbol como el olivo, con flores pequeñas como margaritas o simplemente dejarse vacías.

Las macetas chicas pueden colocarse en estantes a distintos niveles de altura y además tienen la ventaja de que consiguen cambiarse de lugar con facilidad.

Las macetas colgantes dan una sensación de amplitud y pueden llenarse de geranios o hierbas aromáticas. De hecho los canastos colgantes son ideales para cultivar fresas. ¡Y el verano es un momento excelente para hacerlo!

Materiales

Aprovecha el glamour de lo reciclado. Se puede utilizar casi cualquier recipiente como maceta siempre y cuando sea posible perforar el fondo para permitir el drenaje de riego. Por ejemplo, utensilios de cocina como una cacerola vieja o un bote de pintura.

  • Para las canastas de mimbre es necesario forrarlas colocando una bolsa de plástico en el fondo de la maceta para evitar que la humedad de la tierra pudra el canasto.
  • Las macetas de barro pueden conseguirse en casi cualquier vivero solamente hay que tomar en cuenta que el barro es poroso y se seca con rapidez.
  • La madera rústica es ideal para las plantas de los bosques.
  • Las macetas grandes de piedra son perfectas para plantaciones permanentes. Ya que serán muy pesadas y por lo tanto difícil de moverse.
  • Las macetas de metal tienen la desventaja de que se calientan enseguida en época de calor así que pueden resecar las raíces. A estas es mejor que no les dé el sol directamente.
  • Las macetas de plástico tienen la ventaja de ser livianas pero no sirven para cultivar plantas altas o pesadas porque podrían volcarse con el viento.
  • Por último, existen otras macetas de materiales naturales como la fibra de coco que harán el espacio lucir mucho más fresco y original.

PREPARACIÓN

Antes de reciclar las macetas hay que limpiarlas a fondo, sobre todo si contenían plantas enfermas. Limpia con detergente biodegradable y enjuágalas bien. Una vez secas verifica que tengan un drenaje adecuado. Esto quiere decir que tu maceta tenga agujeros en la base que permita la salida del exceso de agua. Si no los tienen perfora la base en varios lugares con un taladro.

Para impedir la putrefacción de las raíces coloca piedritas o trozos de macetas de barro rotas en el fondo de la maceta para que el agua drene con fluidez. Una idea es colocar una malla metálica y cubrirla con grava para evitar que los agujeros del drenaje se tapen y se salga el relleno.

Para el relleno utiliza una mezcla de tierra negra, compost y humus de lombriz para nutrir a tus plantas. Recuerda no agregar productos químicos sintéticos u otras substancias tóxicas que puedan dañar tu salud.

Las plantas purifican el aire. Elevan nuestro ánimo y mejoran el contexto de nuestro hogar. Llena tu patio con plantas y crea un ambiente ideal para la proliferación de la vida silvestre como mariposas, abejas y pequeñas aves. Una combinación de flores perfumadas como la lavanda, arbustos con bayas como las zarzamoras y hortalizas como los jitomates son la combinación perfecta para que aves e insectos puedan vivir en armonía.

Aprovecha las texturas, colores y formas de las diversas variedades de plantas para hacer combinaciones creativas. Y no olvides tener en cuenta el color, la simetría, el ritmo y el orden de las macetas.

© 2015 Rocío Río de la Loza

Aprende a preservar tus alimentos con estas técnicas naturales de cocina tradicional

Como parte de la lucha de supervivencia el ser humano ha desarrollado heroicas técnicas para preservar los alimentos. Estas habilidades y conocimientos permiten que sean conservados comestibles durante mucho tiempo y por lo tanto sean aptos para su consumo posteriormente.

La historia nos cuenta que las inclemencias del tiempo, las necesidades de desplazamiento y los conflictos bélicos son algunas de las causas que han obligado al perfeccionamiento de un arte que se practica poco en los hogares contemporáneos. Hoy podemos encontrar conservas en los supermercados y con facilidad llenar la despensa de frascos y latas que provienen de procesos industrializados. Si algún producto pasa la fecha de caducidad simplemente lo tiramos y compramos otro. No obstante, nuestros antepasados debían tener una comprensión más profunda de la comida y de lo que había que hacer para garantizar la permanencia de su calidad, sabor, textura y sus valores nutricionales. ¡Su vida y la subsistencia de sus familias dependían de ello!

Existen muchas técnicas para preservar. La sal, el aceite y el vinagre previenen que los vegetales se pudran al protegerlos de las bacterias que los descomponen. La sal retira la humedad y crea un ambiente inhóspito. La grasa cubre al producto y previene la contaminación por aire. Mientras que la acidez del vinagre inhibe el crecimiento bacteriano.

Las técnicas más comunes de cocina tradicional para preservar los alimentos son:

  • Salar: la sal deshidrata parcialmente los alimentos, reforzando el sabor y actuando como antiséptico. Ejemplos: cecina, el jamón y el bacalao.
  • Secar: a través de la luz y el calor se elimina la humedad, ya sea de forma natural con el sol o artificial en un horno. Ejemplos: uva pasa, jitomates deshidratados y hierbas de olor.
  • Ahumar: los productos se someten al humo proveniente de fuegos de distintas maderas (como el mezquite) para deshidratar los alimentos y transferirles un sabor particular. Ejemplos: el salmón ahumado y el pimentón, condimento español. Algunos alimentos utilizan más de una técnica, como es el caso del pastrami donde la carne se seca en salazón, luego se le añaden especias y al final se ahúma.
  • Encurtir: se sumergen los alimentos, generalmente vegetales, en una salmuera o en vinagre. Ejemplos: pepinillos alemanes y chiles en escabeche.
  • Confitar: se cubre al alimento con una capa de grasa, ya sea vegetal como el aceite de olivo o animal como la grasa de ave. Ejemplos: generalmente se utiliza ganso, pato y cerdo. La carne se sala y se sazona con hierbas, luego se cuece lentamente sumergida en su propia grasa, en la cual después se preserva en un envase.
  • Endulzar: se añade un endulzante, generalmente azúcar refinada, a los alimentos. Ejemplos: mermeladas, jaleas, ates y frutas cristalizadas.

El método más popular para envasar se aplica bajo condiciones de presión y altas temperaturas, ya que ésto evita el crecimiento de levaduras, hongos y otros microorganismos.

El francés Nicolas Appert descubrió en 1795 que podía preservar leguminosas, frutas, verduras y productos de origen animal, usando contenedores de vidrio con tapa de corcho (reforzados con alambre y sellados con cera) que estuvieran hervidos a baño María durante un cierto periodo. Su hallazgo fue publicado y se difundió rápidamente por el mundo. Pero fue Louis Pasteur quien logró explicar porque los alimentos no se echaban a perder.

En 1910 el británico Peter Durand patentó un método con envases de hierro con una capa de hojalata que sentó precedente para lo que hoy conocemos como la lata. Actualmente la capacidad de “prolongar la vida” de los alimentos tiene efectos directos en la salud humana y en la conservación de los recursos naturales, así como en la economía de las comunidades, las corporaciones y hasta de las naciones.

Hoy más que nunca me parece relevante rescatar la reminiscencia de esta tradición. Hacer tus propias conservas es muy satisfactorio y son un excelente regalo para ocasiones especiales como cumpleaños y la Navidad. Si deseas practicar este arte puedes comenzar buscando en alguna librería de segunda mano un viejo libro de mermeladas o preguntarle a la abuela una receta de verduras en escabeche clásica de la familia.

Recuerda siempre que si los ingredientes provienen de tu jardín es mejor cosechar en la mañana sin lluvia y una vez que el rocío se haya evaporado; lavar los ingredientes antes de preservarlos; esterilizar los envases; almacenarlos en un lugar seco y obscuro; etiquetar las conservas señalando el contenido y la fecha de elaboración; y seguir las instrucciones correctamente para asegurar la salud alimentaria.

© 2015 Rocío Río de la Loza

27 Acciones para cuidar el agua

 De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) del 100% del agua que existe en el planeta el 97.5% es salada, por lo que no podemos utilizarla directamente en actividades humanas. La mayoría del agua dulce se encuentra congelada en los polos o en mantos subterráneos. Solamente el 0.3% del total del agua en la Tierra es apta para consumo humano. De tal manera que nuestros hábitos y costumbres en el hogar pueden hacer grandes diferencias para el cuidado de este valioso recurso. Te comparto algunos consejos que la SEMARNAT* sugiere para que las implementemos en casa.

En el baño:

  1. Revisa frecuentemente las instalaciones hidrosanitarias, los escusados, las regaderas y las llaves para detectar fugas. Repáralas instantáneamente.
  2. Identifica manchas de humedad en techos y paredes, son señales de fugas y pueden afectar la estructura de tu casa.
  3. Instala economizadores de agua en regaderas y escusados, estos son muy fáciles de adquirir en tlapalerías, ferreterías y tiendas de autoservicio. Se pueden colocar sin dificultad.
  4. Coloca una cubeta en la regadera para recaudar el agua mientras sale caliente.
  5. Cambia tu viejo escusado de 16 litros por uno de 6 litros.
  6. No utilices el escusado como basurero. Se desperdicia agua cada vez que se jala para tirar pañuelos desechables, toallas sanitarias y colillas y se contamina muchísimo. ¡Jamás tires toallas sanitarias por el WC!
  7. Revisa que el tanque del escusado funcione correctamente.
  8. Intenta bañarte en un tiempo de cinco minutos. Cierra la llave mientras te enjabonas y ábrela para enjuagarte.
  9. Al cepillarte los dientes utiliza un vaso de agua.
  10. Ocupa productos de belleza e higiene personal 100% naturales o biodegradables. Esto es bueno para tu piel y cabello y además no contamina el agua.

Limpieza de la casa:

  1. Emplea con prudencia productos de limpieza biodegradables y naturales, como el bicarbonato o el vinagre.
  2. Utiliza dos cubetas para fregar pisos, paredes y vidrios, una para limpiar y otra para enjuagar.
  3. El agua que queda en la cubeta para limpiar sirve para tallar el escusado y la que es para enjuagar, si está libre de productos químicos sintéticos, sirve para regar el pasto o las plantas.

En la cocina:

  1. Antes de comenzar a lavar los trastes coloca los residuos orgánicos aparte, en su contenedor correspondiente, sin combinarlos con los inorgánicos. Remoja los trastes de una sola vez para enjuagar. Después enjabona con la llave cerrada. Y enjuágalos rápidamente en un chorro moderado.
  2. Instala un economizador de agua en el fregadero, es fácil y tiene un precio accesible.
  3. Cuida de que la llave del fregadero no gotee y cambia los empaques en cuanto identifiques su desgaste. Al fugarse una gota por segundo, al final del día se llena una cubeta de por lo menos 30 litros.
  4. Utiliza jabón de trastes biodegradable o natural.

En la lavandería:

  1. Remoja las prendas en una cubeta jabonosa para que sea más fácil remover manchas. Una cucharadita de bicarbonato sirve para blanquear y es ideal para aguas duras.
  2. Talla a mano o con cepillo las partes más sucias para evitar dobles lavadas.
  3. Utiliza con prudencia detergentes y suavizantes biodegradables o amigables con el medio ambiente.
  4. Ajusta el tamaño de carga en los niveles de la lavadora para que el agua sea proporcional al tamaño de ropa, y de preferencia, pon la lavadora con cargas completas.
  5. Fija la temperatura de tu lavadora a menos de 40 grados centígrados y en el mejor de los casos lava siempre con agua fría.

En el jardín y el patio:

  1. Riega en la noche o muy temprano por la mañana cuando el sol tarda más en evaporar el agua. Utiliza el agua que recaudaste en las cubetas de las regaderas.
  2. Lava el coche con cubeta.
  3. Barre en seco con escoba y recogedor. ¡Nunca con manguera!
  4. Recolecta agua de lluvia en tambos o cubetas o piensa en instalar un sistema de recolección de agua de lluvia o tratamiento de aguas grises.
  5. Jamás arrojes aceite de cocina, aceite de coche, anticongelante, líquido de frenos o medicamentos al drenaje. Son altamente contaminantes y requieren un tratamiento de residuos independiente. Pregunta en el centro de acopio más cercano a tu domicilio.

*** “Más de 100 consejos para cuidar el ambiente desde mi hogar”, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARTNAT), México, Segunda Reedición 2008.

© 2015 Rocío Río de la Loza

Minimiza el impacto ambiental de tus vacaciones

Con estos consejos prácticos podrás disfrutar de unas vacaciones increíbles con conciencia, disminuyendo tu impacto social y medio ambiental en el planeta.

  1. Reduce las emisiones de carbono generadas por transportes motorizados (aviones, autobuses, automóviles y motocicletas) que afectan directamente al cambio climático optando por destinos cerca de donde vives, en tu estado o dentro del país.
  2. Siempre que tengas opción intenta utilizar medios de transporte alternativos, viajar en tren, o en automóviles eléctricos, híbridos o que utilicen biocombustibles.
  3. Si estás apunto de realizar el road trip de tu vida con tus amigas intenta compartir el coche, así se dividen los gastos y se reduce la huella de carbono de los que viajan juntos. Si no caben, puedes comparar precios y pensar en rentar una camioneta o mini-van.
  4. Una vez en tu destino camina, es la mejor forma de conocer los rincones que no aparecen en las guías turísticas.
  5. Pregunta en el hotel, en la oficina de turismo o a tus anfitriones acerca de la posibilidad de rentar bicicletas para dar un paseo.
  6. Cuando visites lagos, presas, arrecifes, playas, humedales, cenotes, ríos o cualquier lugar que tenga opción de actividades acuáticas son más recomendable aquellas que no requieran de gasolina como practicar kayak, canoa, bote de remo, vela, surf y natación. En lugar del ski acuático, los paseos en lancha, la subida al parachute y la vuelta en el jet ski.
  7. Con respecto al buceo y el snorkel siempre averigua si la empresa tiene los permisos necesarios y el instructor está certificado para operar en las áreas destinadas que te ofrecen para esa actividad. No te dejes engañar por aquellos que te hagan promesas de llevarte a “playas secretas” y “sitios sin descubrir” dentro de reservas naturales y áreas protegidas.
  8. Utiliza loción bloqueadora solar y bronceadores biodegradables. Así los químicos no contaminarán las aguas en las que nades. ¡No olvides las gafas y el sombrero para protegerte del sol!
  9. Lleva contigo productos de higiene personal amigables con el medio ambiente.
  10. Elige un destino verde. En México existe la AMTAVE, asociación civil que agrupa a todas las empresas dedicadas a promover y operar el Turismo de Aventura, Ecoturismo y Turismo Rural en territorio nacional (www.amtave.org). La AMTAVE contribuye a la conservación del patrimonio natural y cultural de México e integra a las comunidades locales al desarrollo de la actividad turística, generando empleos y elevando su calidad de vida.
  11. Pregúntate ¿a quién beneficiaré con mis vacaciones? ¿quién es el propietario del hotel o la aerolínea? ¿quién opera el campamento ecoturístico? Si la situación lo permite procura consumir en negocios locales. Restaurantes, cafeterías, tienditas, hoteles, hostales, B&B, campamentos, agencias de viajes y otros operadores turísticos que no sean sucursales ni franquicias internacionales sino empresas administradas por familias, cooperativas, asociaciones civiles, emprendedores y empresarios de la región que visitas.
  12. Cuida la naturaleza, por ningún motivo extraigas plantas, hongos o animales de su ecosistema, no tires basura o ni provoques incendios. Si durante tu viaje deseas denunciar un delito medioambiental lo puedes hacer ante la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (PROFEPA) llamando al 01-800-PROFEPA (7703372), llenando el Formato de Denuncias por Internet en su página www.profepa.gob.mx o enviando un correo a denuncias@profepa.gob.mx. En su sitio puedes consultar la sección “¿Qué puedes denunciar?”.
  13. Observa las costumbres y tradiciones de los nativos y la gente que vive en el lugar que vacacionas. Respeto y tolerancia son la mejor actitud.
  14. Sé paciente y generoso con el personal de servicio.
  15. Prepara tu playlist y disfruta. ¡Tu viaje por el camino verde comienza hoy!

© 2015 Rocío Río de la Loza