La huella ecológica: ¿Cómo saber cuántos recursos utilizamos?

La humanidad necesita lo que la naturaleza le brinda pero ¿cómo saber cuánto estamos utilizando y cuánto nos queda? La Huella Ecológica es un indicador de impacto ambiental, generado por la demanda de las personas que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta. Mide cuanta área de la tierra y del agua requiere una población humana para producir el recurso que consume y absorber sus desechos usando la tecnología existente. De acuerdo con la organización Global Footprint Network (GFN), “las cuentas de la Huella Ecológica Mundial son como los estados de cuenta de los bancos, documentando si estamos viviendo dentro del presupuesto ecológico o consumiendo recursos de la naturaleza más rápido de lo que el planeta puede renovarlos”.

La Huella Ecológica es una herramienta que puede medir desde a un solo individuo hasta una nación entera. Hoy la humanidad utiliza el equivalente de 1.4 planetas cada año. Esto significa que ahora le tarda a la Tierra un año y cinco meses para regenerar lo que utilizamos en un año. El 50% de la Huella Ecológica proviene de la Huella de Carbono, la cual mide las emisiones de gases de efecto invernadero de un individuo, organización o país. Así mismo es posible medir la Huella Personal de cada uno. Lo cual nos indica qué tan cerca estamos a la meta de llevar una vida sostenible. Si quieres saber cuánta área terrestre se requiere para mantener tu estilo de vida y cuáles son las acciones que puedes realizar para disminuir tu impacto visita la calculadora en www.footprintnetwork.org.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (World Wide Fund for Nature) reconocido mundialmente por sus siglas en inglés WWF y el logotipo de un oso panda, es la red de organizaciones no gubernamentales más grande del planeta. Fue fundada en 1961 por el biólogo británico Sir Julian Huxley con la finalidad de trabajar principalmente en cinco áreas de conservación: aguas y agricultura, bosques, cambio climático, especies y mares y costas. Su objetivo principal es promover el compromiso de gobiernos, empresarios, instituciones sociales, educativas y particulares para implementar acciones concretas que detengan la degradación ambiental de la que es objeto la Tierra. WWF trabaja en México desde 1990 alcanzando resultados de conservación relevantes que simultáneamente benefician a las comunidades locales mediante la preservación de la vasta diversidad biológica del país, el fortalecimiento de los lazos entre el desarrollo socioeconómico y la conservación, la restauración de ecosistemas degradados y el impulso de la conciencia y la participación social.

La WWF se caracteriza por popularizar la perspectiva de “un solo planeta”. Es decir, actuar y vivir asumiendo que solamente hay uno y que debemos reducir nuestra huella ecológica. Cada año realiza un reporte de la situación ambiental global titulado Informe Planeta Vivo. En la edición de 2014 se hace evidente la tremenda presión a la que estamos sometiendo al planeta. “Latinoamérica ha perdido el 83% de las poblaciones de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles en los últimos 40 años. Ese impacto en la vida silvestre es mayor que las pérdidas globales en el mismo periodo, que son de 52%.” En otras palabras, en menos de dos generaciones el tamaño de las poblaciones de animales vertebrados en el mundo se ha reducido a la mitad. Estas especies constituyen el sustento de los ecosistemas y son un barómetro de las atrocidades que estamos cometiendo contra el medio ambiente.

De acuerdo con el informe “la Huella Ecológica suma todos los bienes y servicios ecológicos que demanda la humanidad y que compiten por el espacio. Incluye la tierra biológicamente productiva (o biocapacidad) necesaria para los cultivos, las tierras de pastoreo y las tierras urbanizadas; zonas pesqueras y bosques productivos. También incluye el área de bosque requerida para absorber las emisiones adicionales de dióxido de carbono que los océanos no pueden absorber.” Definitivamente hemos excedido la biocapacidad de la Tierra pero todavía hay mucho que podemos hacer para cambiar esta realidad. Te invito a que conozcas más y leas el Informe Planeta Vivo 2014, el cual puedes descargar en esta liga

www.wwf.org.mx/quienes_somos/informe_planeta_vivo/.

© 2015 Rocío Río de la Loza

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *