¡A reciclar! Guía práctica para el hogar

Reciclar es sencillo y disminuye la generación de basura porque transforma materiales usados en recursos valiosos que sirven como materia prima para elaborar otros productos o para generar la energía que se utiliza en el proceso de manufactura. En ciertos casos, como en las baterías de los teléfonos celulares, algunas piezas son recabadas para extraer materiales peligrosos para la salud como el mercurio y el cadmio, los cuales pueden producir envenenamiento y hasta la muerte. Alrededor del 30% de los residuos que generamos en el hogar son inorgánicos y reciclables y existen canales apropiados para su disposición. Esto quiere decir que no todo lo que tiramos al basurero es “basura”.

Reciclar se refiere a someter una materia a cierto proceso físico-químico o mecánico para que pueda ser reutilizable y reintroducida a un nuevo ciclo de vida, de esta forma nos permite ahorrar recursos productivos como madera, agua, arena, electricidad, petróleo, tiempo, trabajo, dinero… El principio del reciclaje está en separar correctamente los residuos y existen códigos de color establecidos para ello:

AZUL PARA PAPEL Y CARTÓN

Sí: Periódicos, revistas, folletos, papel para envolver regalos, volantes, cartón, cartulina, papelería de oficina, cartones de huevo.

No: Papel encerado para cocinar, papel de baño, servilletas, empaques de cartón embarrados de comida.

OJO: Los cartones que tienen una cubierta de metal y además están plastificados como los Tetra Pack® sí con reciclables pero los reciben pocos centros de acopio.

¡Al reciclar una tonelada de papel se salvan 17 árboles!

AMARILLO PARA PLÁSTICO Y METAL

Sí: Botellas de agua y refrescos, envases de alimentos, latas de cerveza, refrescos y conservas, charolas de aluminio (como la de comida congelada), aerosoles.

No: Juguetes, utensilios de cocina, guantes de goma, biberones, envases de productos de carnes frías, film de polietileno transparente que se usa para envolver alimentos frescos como carne y pollo.

OJO: El “unicel” (poliestireno EPS) es altamente contaminante si se disemina. Aunque sí es reciclable muy pocos centros de acopio lo reciben porque existen escasas plantas especializadas en su proceso. Es mejor evitarlo.

VERDE PARA VIDRIO

Sí: Frascos de conservas y alimentos para bebé, botellas de refrescos, cervezas, bebidas alcohólicas y jugos de cualquier color, tarros de cosmética y perfumería.

No: Cerámica, cristales de ventana, espejos, tubos fluorescentes y focos.

OJO: Los focos ahorradores contienen mercurio y por lo tanto deben depositarse solamente en los centros de recolección especiales.

¡Reciclando el vidrio ahorramos el 32% de la energía que se requiere para hacer nuevo vidrio!

ROJO PARA DESECHOS PELIGROSOS

Sí: Insecticidas, aceites, residuos sanitarios como papel de baño, toallas femeninas, pañales, gasas y vendas.

No: Medicinas caducas. Estas se depositan en contenedores específicos que hay en centros de salud, clínicas de especialidad y farmacias como en Farmacias del Ahorro.

OJO: Las pilas y los aparatos electrónicos deben llevarse a centros especializados.

NARANJA PARA RESIDUOS ORGÁNICOS

Sí: Restos de comida, hojas secas, pasto, empaques de alimentos que estén marcados como composteables, etc.

No: Hojas de papel o cartón.

Esta categorización de colores se puede apreciar en los botes de basura dispuestos en centros de acopio, calles, plazas, centros comerciales y algunas oficinas.

En casa idealmente podrías separar así:

** 3 botes de basura con tapa para:

– Desechos sanitarios

– Orgánicos

– Inorgánicos no reciclables

** 4 contenedores (huacales, cajas de cartón o de plástico) para reciclaje:

– Papel y cartón (desarmar y doblar)

– Plástico y metal (botellas de PET y latas apachurradas)

– Vidrio (sin romper)

– Varios (libros, CDs, DVDs, objetos de cerámica y madera, ropa, trapos viejos, etc.)

** 1 bote de refresco de PET para guardar las pilas mientras las llevas al centro de acopio

** 1 caja pequeña para guardar medicinas caducas que esté fuera del alcance de los niños

Si no cuentas con espacio guarda todo en un solo contenedor y al llevarlo al centro de acopio sepáralo en bolsas reusables para transportarlos fácilmente. Es importante que todo esté súper limpio para evitar malos olores y animales.

Para conocer centros de acopio cerca de ti puedes llamar a la Secretaría del Medio Ambiente de tu municipio.

© 2015 Rocío Río de la Loza

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *